Joaquín Jesús Sánchez

Modere su entusiasmo

«El desánimo, qué arma tan maravillosa para gobernar un país y para vender periódicos. El rato que no se está muerto habrá que afirmar la vida»

Opinión

Modere su entusiasmo
Foto: DADO RUVIC| Reuters
Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez

Joaquín Jesús Sánchez (Sevilla, 1990) estudió Filosofía y escribe crítica de arte, crónicas malhumoradas y artículos de variedades. Puede seguir sus trepidantes aventuras en www.unmaletinmarron.com

No sé si se han enterado, pero los yanquis tienen la vacuna. 90% de eficacia, dicen. Para protegernos de los efectos adversos que esta noticia pueda causarnos, miríadas de tertulianos y científicos de todo pelambre han sentido la obligación de llamarnos a la prudencia. ¡Calma, no se alegren demasiado!

Vivimos tiempos curiosísimos. Cuando alguna institución económica dice que el producto interior bruto se nos va a desplomar tropecientos puntos y que nada de recuperación antes de un quinquenio, oiga: el evangelio. Toda calamidad ha de ser tomada al pie de la letra, del resto, recele.

Qué gran era la de la moderación, época gloriosa para los vendedores de tofu y los consumidores de leche desnatada. Nada en demasía, no sea que a alguien se le alegre la vida. A veces me pongo esos vídeos de El Comidista en los que algún nutricionista dice que hay que desayunar garbanzos o sardinillas. Cuidado con el cruasán, que lo carga el diablo (con el colesterol, poca broma). Ayer, mientras me bañaba, me saltó en la radio un anuncio de brioche con sabor (¡!) a mantequilla: ya no aguanto este sindiós.

No creo que sea casualidad que los mejores telediarios de este país asusten a las viejas con terribles historias de jóvenes que salen a divertirse sin ningún cuidado. ¡Prudencia! Las aglomeraciones, solo en el metro de camino al trabajo. Luego a casa, para escuchar el parte de muertos e infectados. El desánimo, qué arma tan maravillosa para gobernar un país y para vender periódicos.

El rato que no se está muerto habrá que afirmar la vida. Apartad, detestables cenizos, que estoy por dejar que me vacunen hasta en los párpados. Y luego, vino y carne. «Cantando espero a la muerte, que hay ruiseñores que cantan encima de los fusiles y en medio de las batallas».

Más de este autor

Efectos secundarios

«Hay que estar alerta, porque a la gente que se pone vacunas también le pasan cosas malas»

Opinión

Comer de memoria

«Cuando era pequeño, mi madre me decía que las navidades le parecían tristes, que ya lo entendería cuando creciese»

Opinión

Más en El Subjetivo

Gonzalo Torné

Sobre el resentimiento

«Antes imagino a alguien diciendo de sí mismo que es bobo o incapaz para sacar algo, para despertar lástima, pero resentido nunca, un resentido nunca nos pone sobre aviso»

Zibaldone

José Carlos Llop

Un fragmento de vida

«’Los buenos vecinos’ parece un título de poema de Philip Larkin y esto es bueno pero mejor aún porque su sensibilidad es digna de Natalia Ginzburg y de Tanizaki, así mezclados»

Opinión