The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

“Molestáis por existir”

Ésa fue una de las lindezas que los animales de Alsasua escupieron sobre los dos guardias civiles y sus parejas mientras les pateaban: “Molestáis por existir”. ¡Claro! Y, si molestáis por existir es lógico -¿qué digo lógico? casi justa correspondencia- que la alegre y combativa muchachada vierta su odio contra los molestos. Porque el odio, además, no es ningún significante vacío sino uno muy lleno de sí mismo. Y tiene un objetivo muy claro: amedrentar; llenar el espacio público de miedo para vaciarlo de democracia, para hacer imposible la convivencia en respeto y libertad.

Molestáis por existir es la justificación de todo escrache: si vosotros, seres molestos, nos molestáis con vuestra existencia a nosotros, seres indignados, tenemos todo el derecho a devolveros esa molestia. ¿Cómo? Pues impidiendo que os atreváis a entrar en ningún bar del pueblo, porque es muy molesto que profanéis nuestro territorio, o invadiendo la intimidad de vuestros domicilios, porque nos molestáis con vuestra existencia en el barrio, o impidiendo que podáis pronunciar una conferencia en una Universidad, porque es tremendamente molesto que puedan escucharse vuestras palabras… o de cualquier otra forma que materialice lo que antes (en tiempos etarras) se llamaba “socializar el sufrimiento” y ahora (en tiempos podémicos) se llama “politizar el dolor”.

El material es siempre el mismo: el odio, la incultura del odio, el odio a todo lo ajeno a la tribu, la agitación de un odio tan lleno de odio como vacío de respeto.

La semana comenzó con el molestáis por existir de Alsasua, llegó a su ecuador con el molestáis por existir de la Universidad Autónoma de Madrid contra el expresidente Felipe González, y continuará si no le plantamos cara con la decisión de ponerle freno. ¿Cómo? Pues, de entrada, defendiendo con toda determinación el respeto como primer prerrequisito de democracia; el respeto a las normas y el respeto al otro como exigencia imprescindible para la convivencia. Acto seguido, asumiendo que el huevo de esa serpiente totalitaria ha estado incubándose demasiado tiempo; un tiempo en el que quizá a alguno pudo parecerle casi divertido cuando las víctimas de los escraches eran “sólo” a picoletos en Navarra, o a Rosa Díez en la Universidad, o a Soraya Sáenz de Santamaría en su casa, o a la puerta de Génova 13 en tantas ocasiones, o en el rodea el Congreso de los primeros años de la primera legislatura de Rajoy…

Los escraches se pararon temporalmente cuando los antisistema decidieron disfrazarse de transversales para su asalto a las instituciones. Ya han anunciado que quieren compatibilizar la algarada callejera con los circos que montan en Parlamentos y alcaldías: por aquello de “politizar el dolor”, ya saben. Y es previsible que el tercer escrache de la semana sea en Ferraz. Es previsible porque lo han anunciado para este sábado y porque el anterior Comité Federal de los socialistas ya tuvo el amedrentamiento exterior como alegre compaña.

Ahora se trata tan sólo -mejor: se trata ¡nada menos!- de no dejarse amedrentar. Se trata de decirle a los violentos en voz alta y clara: sin odio no sois nada.

Más de este autor

The winner takes it all

"Solo hay un entusiasta de la falaz disyuntiva de Sánchez. Se llama Gabriel Rufián y ahora no exhibe los gadgets que le hicieron famoso como provocador"

Se llamaba Cosme

¿Lo pillas, Arnaldo? Somos muchos los que nos acordamos de lo que hicisteis y, porque nos acordamos, te entendimos en tu siniestra entrevista cuando dijiste aquello de que ya no os hace falta hacer lo que hacíais para conseguir vuestros objetivos políticos. Nos acordamos, por ejemplo, de que la primera madrugada de aquel mes de julio arrancó con un hombre que se llamaba Cosme atado a un árbol.

Más en El Subjetivo

El ala oeste de Quim Torra

"Cataluña se ha convertido en campo de batalla y conforme oscurecía, las calles de Barcelona se han llenado de hombres que no tienen nada que perder. La sonrisa ha terminado siendo la del Joker"

Quins collons!

"Torra sobreactúa una perplejidad desorbitada, una incredulidad rayana en el hastío fatigado (esa panda de españolazos reacios siempre al palique dialogante) hasta un colofón propio de su  condición deshilachada"