Aurora Nacarino-Brabo

Muchos hombres buenos

Puede parecer un poco raro, pero he decidido dedicar mi columna del Día de la Mujer a los hombres. La persona que más me quiere en el mundo es un hombre. Es imposible cuidar tanto ni tan bien como él cuidó a mamá y a la abuela, y cómo después siguió cuidándonos a mis hermanos y a mí. Es imposible hacer la tortilla de patata tan buena como él. Es mi padre.

Opinión

Muchos hombres buenos
Foto: EMILIO MORENATTI
Aurora Nacarino-Brabo

Aurora Nacarino-Brabo

Politóloga y periodista, aunque, en realidad, sólo sé de fútbol

Puede parecer un poco raro, pero he decidido dedicar mi columna del Día de la Mujer a los hombres.

La persona que más me quiere en el mundo es un hombre. Es imposible cuidar tanto ni tan bien como él cuidó a mamá y a la abuela, y cómo después siguió cuidándonos a mis hermanos y a mí. Es imposible hacer la tortilla de patata tan buena como él. Es mi padre.

Son hombres dos de mis hermanos, que hacen mejores a quienes estamos cerca de ellos y son, en el buen sentido de la palabra, buenos. También hacen bromas escatológicas.

Era un hombre el catedrático de Historia que, cuando tenía dieciocho años, me dijo: “Usted es de los que piensan”, y se empeñó en que hiciera un doctorado (que nunca terminé).

Es un hombre el primer editor que me ofreció una colaboración remunerada y fija por escribir artículos.

Es un hombre el editor que me dijo: “Quiero que escribas un libro”. Ya, ya, a ver si me pongo este verano.

Es un hombre quien me abrió las puertas para trabajar en el sitio donde soñaba trabajar desde pequeña: el Congreso de los Diputados.

Es también un hombre quien decidió contratarme y quien todavía no me ha despedido pese a haber comprobado que soy un maldito desastre.

Es un hombre la persona que duerme a mi lado y al lado de la perra Angie. Un hombre que me quiere y que me cuida, con el que veo los partidos del Madrid y hablo de mamuts y de Marx y me prepara la cena casi todos los días.

Mi vida está llena de muchos hombres buenos que me han querido, me han cuidado y han confiado en mí. Esta columna es para darles las gracias y para pedirles que me sigan acompañando. Seguid acompañándonos a todas, que todavía nos quedan muchas cosas por hacer.

Más de este autor

La era poscientífica

«No asistimos a la entronización de la ciencia, sino a su sacrificio ritual en el altar del electoralismo»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

No molestar

«A uno le gusta el interior de los hoteles como le gusta el interior de las historias. Por ellos va pasando la vida y sólo se necesita estar ahí, desayunando o merendando, para tomar nota»

No Category -

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión