José Carlos Rodríguez

Muerte, que todo lo igualas

Se cumple el centenario del final de la I Guerra Mundial. Miramos la efeméride con alivio; no sólo nos parece un pasado lejano, sino que no vemos una catástrofe de esas dimensiones por más que agudicemos la mirada hacia el futuro. Toda la guerra civil europea, que comprende también la nuestra y la II Guerra Mundial dejó una sociedad agotada y con deseos de construir una sociedad más justa, lo que para unos es más libre y para otros más igual. Una sociedad sin desgarros que pudiesen desembocar en una ceremonia de muerte y destrucción.

Opinión Actualizado:

Muerte, que todo lo igualas
Foto: David Zalubowski
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

Se cumple el centenario del final de la I Guerra Mundial. Miramos la efeméride con alivio; no sólo nos parece un pasado lejano, sino que no vemos una catástrofe de esas dimensiones por más que agudicemos la mirada hacia el futuro. Toda la guerra civil europea, que comprende también la nuestra y la II Guerra Mundial dejó una sociedad agotada y con deseos de construir una sociedad más justa, lo que para unos es más libre y para otros más igual. Una sociedad sin desgarros que pudiesen desembocar en una ceremonia de muerte y destrucción.

La búsqueda de una sociedad más igual sólo se puede lograr con una fuerte intervención del Estado. Es ya un llamamiento a la violencia. Todos los esfuezos por acercarnos a una igualdad real en una democracia sólo han causado frustración, pues aunque todos hemos progresado, sigue habiendo una gran distancia que recorrer por muchos para llegar donde están unos pocos. Lo que no se ha llegado a entender es que la frustración se debe a la timidez de las políticas que se han puesto en marcha.

Ahora podemos entender hasta qué punto es así, gracias a Walter Scheidel. El historiador ha escrito un libro dedicado a la violencia con el título El gran nivelador. Recoge en su relato las experiencias humanas que nos han acercado a la ansiada igualdad económica, e identifica a los cuatro jinetes de la igualdad. Si los repasamos por orden cronológico, y dejamos para el final los más recientes, el primer jinete es el de las pandemias catastróficas y el segundo es el colapso de Estados y civilizaciones. El tercer jinete son las revoluciones también catastróficas, como la rusa o la china. Y la cuarta, la guerra de movilización de masas. Scheidel reconoce en el libro: “Quienes valoramos una mayor igualdad económica haríamos bien en recordar que siempre ha venido acompañada de tristeza”. La muerte es, al fin, el instrumento de la igualdad.

Más de este autor

Monarquía, pandemia y profilaxis

«Desde que Nietzsche proclamó la noticia de que Dios ha muerto, las monarquías cristianas son sistemas políticos republicanos. Eso es lo que podrá salvar la monarquía en España, que Felipe VI y sus sucesores actúen como republicanos ejemplares»

Opinión

Marea baja

«Pablo Iglesias ya está ahí, sentado en la mesa en la que se juega el poder, a punto de romper la baraja»

Opinión

Más en El Subjetivo

Guillermo Garabito

España de vacaciones

«Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

Opinión

Víctor de la Serna

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión