Raquel Sastre

Mujeres al poder

Hace días puse el siguiente chiste en twitter: "Madrid se ha librado de Eurovegas, el proyecto"

Opinión

Mujeres al poder

Hace días puse el siguiente chiste en twitter: «Madrid se ha librado de Eurovegas, el proyecto»

Hace días puse el siguiente chiste en twitter: «Madrid se ha librado de Eurovegas, el proyecto. El juego sucio, el alcohol, los hijos de puta y las zorras siguen estando en su gobierno» y cuál fue mi sorpresa al ver que, en vez de protestar los fachas, lo hizo una feminista por usar ‘insultos machistas’. La susodicha me llamó monguer, a lo que le respondí «será monguera, machista». 

Estoy cansada de esa petera que le ha dado a algunas personas por el lenguaje no sexista y su cruzada contra aquellos que no lo usamos. Discúlpenme las mujeres que me lean, pero la x sólo me gusta detrás de ‘película’. No pienso perder el tiempo en algo que no soluciona ningún problema que sufre la mujer; al revés, ridiculiza lo importante. 

Cuando los obreros luchan, es para obtener mejoras tales como jornadas menos abusivas, mejor salario, más seguridad laboral… No recuerdo a nadie con pancartas en las manifestaciones que pongan «TENGO DERECHO A UNA DENOMINACIÓN DIGNA». Llámame currito, peón, trabajador, llámame como quieras, pero llámame y dame unas condiciones adecuadas. Eso es lo importante. 

Que la mujer ha sido ninguneada a lo largo del tiempo es algo que se está subsanando en este país. Quedan muchos frentes abiertos aún. En muchas empresas, la mujer cobra menos que un hombre en el mismo puesto, una madre trabajadora está mal vista y, al paso que vamos, no tendremos derecho a abortar ni aunque tenga malformaciones el feto. Esas son cosas importantes. Lo de poner los y las delante de un plural me la sopla, eso no va a mejorar mi día a día. Como mucho, si es los y las asistentes a la orgía de hoy, mejorará mi noche.

Más de este autor

Las dos caras de la tecnología

Siempre he pensado que la tecnología y las redes sociales facilitan las cosas a la gente, pero a los que tienen (tenemos) la mente perversa, más aún. Da igual que seas un ladrón, un bromista o un infiel, siempre puedes sacarle provecho.

Opinión

Envidia de Fatwa

Cada vez que escribo un texto de ficción humorística me encuentro siempre con lo mismo: con la envidia de fatwa. Da igual si en el texto hay chistes sobre cristianismo, veganismo, homeopatía o ser de Murcia; siempre hay un grupo de personas que responden, cual energúmenos, a la ficción como si lo escrito fuese un dogma.

Opinión

Más en El Subjetivo

Pablo de Lora

El “oui” de las discapacitadas

«Bajo este paradigma radical que, en materia de discapacidad, se ha abierto paso, debemos estar dispuestos a aceptar que pueda estimarse y prevalecer la voluntad de toda persona mayor de edad, independientemente de su madurez o capacidad cognitiva»

Opinión