The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

MWC y las startups: el futuro del futuro

Un año más el Mobile World Congress ha inundado Barcelona de ejecutivos de todas partes del mundo durante cuatro días y maldices como nunca coger el metro si tu línea pasa por Plaça Espanya.

Un año más el Mobile World Congress ha inundado Barcelona de ejecutivos de todas partes del mundo durante cuatro días y maldices como nunca coger el metro si tu línea pasa por Plaça Espanya. Es ya el décimo año que la ciudad acoge este congreso de referencia mundial y se prevé que esta vez el número de asistentes sobrepase los 90.000 y que haya más de 2.000 expositores.

Estos días se han dado a conocer nuevos modelos de smartphones de marcas tan conocidas como Sony, HTC o Microsoft y algunos nuevos proyectos de empresas del tamaño de Google o Facebook. Pero no sólo nos podemos encontrar con fabricantes de teléfonos móviles sino que el MWC va mucho más lejos que eso. Ikea, por ejemplo, ha presentado los primeros muebles capaces de cargar móviles y hacerlo será tan fácil como posarlos en zonas específicas. Otro caso es el de Ford, que ha presentado sus nuevas bicicletas eléctricas como alternativa a los coches que provocan que el tráfico sea mucho más denso.

En torno al sector de los móviles otro de los temas que se han tratado en el congreso es el de las aplicaciones. Evidentemente hay presencia de grandes empresas con un bagaje importante pero no son las únicas. Desde siempre Barcelona ha destacado por su espíritu innovador y vanguardista y en estos tiempos una de las pruebas de ello es la cantidad de nuevas propuestas tecnológicas que jóvenes -y no tan jóvenes a veces- nos plantean. Me refiero a las startups, esas pequeñas empresas de emprendedores orientadas principalmente al mundo digital y tecnológico.

En el MWC podemos descubrir, por ejemplo, lo que está surgiendo en Conector, un acelerador de startups del que son socios Carlos Blanco y Risto Mejide. En sus oficinas de la calle Calabria hay desde empresas desarrollando aplicaciones de recadería y mensajería hasta otras que harán que tu jubilación sea lo más parecido a cómo la habías soñado. Allí también trabajan los chicos de Dineyo, la primera aplicación móvil que te paga por comprar tú y tus amigos en locales cerca de ti y que tiene como objetivo fomentar el comercio de barrio. Lo único que tienes que hacer es pagar como siempre y luego escanear un código QR para que un porcentaje del dinero gastando vuelva de vuelta para ti. Es una alternativa innovadora a los tradicionales descuentos y cupones que hacen que el consumidor no sea consciente del valor real del producto.

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, afirmaba estos días que las aplicaciones marcan el futuro. Quizás el gurú tenga razón una vez más y debamos poner el ojo en ellas o, lo que es lo mismo, en estas nuevas startups.

Más en El Subjetivo

Los nietos de Caín

"Por un voto, uno solo, España estuvo a punto de quebrar. Pero era más importante tumbar a Zapatero que evitar la suspensión internacional de pagos del país. Mucho más. Esa era la mentalidad entonces. Y esa misma sigue siendo ahora"