Laura Fàbregas

Nacional feminismo

En Madrid no me creen, pero también Pilar Rahola es lúcida... ¡en todo lo que no atañe a su nación! La mayoría de nacionalistas catalanes sacan todo su romanticismo en las urnas, y dejan el seny para los negocios y la vida. Entre tanto, van viviendo libres aunque por dentro se sientan muy oprimidos.

Opinión

Nacional feminismo
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

En Madrid no me creen, pero también Pilar Rahola es lúcida… ¡en todo lo que no atañe a su nación! La mayoría de nacionalistas catalanes sacan todo su romanticismo en las urnas, y dejan el seny para los negocios y la vida. Entre tanto, van viviendo libres aunque por dentro se sientan muy oprimidos.

Con las feministas pasa lo mismo. Hay muchas chicas de mi generación que ven una suerte de complot machista contra ellas. Algunas de buena fe, y otras por ese oportunismo de ¿qué hay de lo mío? Ese victimismo da réditos. A veces lo da en forma de cuotas, para estar representadas en sitios que por sus méritos quizás no lo estarían.

La reacción de muchas de mi coetáneas en las redes sociales me ha entristecido. No puedo evitar pensar que es parte del mismo tribalismo nacionalista. La gente necesitamos sentirnos parte de un colectivo, y como a veces con ser colchonero o culé no hay suficiente, se buscan cosas más significativas.

No hay nada de malo en formar parte de un grupo. Tampoco en darse cuenta de que así se defienden mejor los propios intereses. Pero cuando deriva en un “nosotros” y un “ellos” infranqueable se desvirtúa. Estos días las redes van llenas de comentarios que acusan el manifiesto francés de romper la unidad. Prefieren un colectivo unido a personas libres que discrepan. Dicen que ahora no es el momento, hasta que se alcance el “objetivo final”. Sea la república o la igualdad. Pero yo digo, hermanas, ¡viva la libertad!

Más de este autor

La envidia

«No hay duda de que el paso del tiempo y el mal envejecer puede acabar con la reputación de muchos»

Opinión

Qué bien no ser así

«Si los partidos recurren tanto a Twitter, con ejércitos de bots incluidos, es para intentar modelar la opinión pública en función de su agenda política»

Opinión

Más en El Subjetivo

José María Marco

COVID-19: THE TEMPEST

He calleth to me from Seir: Watchman, what of the night? Watchman, what of the night? The watchman said, The morning cometh, and also the night: if ye will enquire, enquire ye: return, come. Isaiah, 21: 11-12

Zibaldone