José Carlos Rodríguez

Necesitamos a los héroes

La iglesia del Corpus Christi, en Las Rozas, ha albergado el funeral por el ciudadano español Ignacio Echeverría. Es el hombre que perdió su vida defendiendo la de otros durante el último atentado perpetrado en Londres por los más fieles de entre los que tiene Mahoma. Fue a enfrentarse a la muerte, y perdió. Ignacio sabía bien lo que era jugársela. En una ocasión se lanzó al mar, dando la espalda a una bandera roja, para sacar de los brazos del agua a su hermano. Tenía madera de héroe. Seguro que su catolicismo le ayudó a ayudar al prójimo en peligro. Seguro que la fe en que los justos recibirán un premio eterno le consoló de antemano en su cara a cara con la muerte. Ya no se lo podrá explicar a un descreído como yo, que de la fe guardo sólo el recuerdo.

Opinión

Necesitamos a los héroes
José Carlos Rodríguez

José Carlos Rodríguez

Elegí vivir de contar lo que acaece. De todas las ideas sobre cómo debemos convivir, la libertad no me parece la peor.

La iglesia del Corpus Christi, en Las Rozas, ha albergado el funeral por el ciudadano español Ignacio Echeverría. Es el hombre que perdió su vida defendiendo la de otros durante el último atentado perpetrado en Londres por los más fieles de entre los que tiene Mahoma. Fue a enfrentarse a la muerte, y perdió. Ignacio sabía bien lo que era jugársela. En una ocasión se lanzó al mar, dando la espalda a una bandera roja, para sacar de los brazos del agua a su hermano. Tenía madera de héroe. Seguro que su catolicismo le ayudó a ayudar al prójimo en peligro. Seguro que la fe en que los justos recibirán un premio eterno le consoló de antemano en su cara a cara con la muerte. Ya no se lo podrá explicar a un descreído como yo, que de la fe guardo sólo el recuerdo.

Lo que sí sé es que la sociedad necesita tener héroes. Héroes de verdad, de los que se juegan su vida para defender la de otros. La heroicidad demuestra que lo que la acción de una sola persona puede suponer un mundo para muchas otras. La heroicidad nos pellizca en la conciencia, nos recuerda la importancia que tenemos cada uno de nosotros. Y la heroicidad nos hace evidente lo que tantos canallas quieren emborronar con sus manidas palabras y su turbia moral: que hay un bien y un mal, y que todos sabemos en qué consiste.

La heroicidad de Ignacio Echeverría ha caído muy mal en la España turbia. El alcalde de El Ferrol, un Jorge Juan Suárez deleznable, se ha negado a tener un gesto hacia el ciudadano ejemplar. Los héroes nos fortalecen como sociedad, y por eso quienes la quieren destruir los desprecian.

Más de este autor

Elogio del rentista

«En las sociedades capitalistas, las clases han desaparecido. Ya, ni los marxistas creen en ellas. Han tenido que rescatar el sexismo y el racismo para alimentar su ideología del conflicto»

Opinión

Pablo Casado, a medio camino

«El problema es que entre los obstáculos que atropella Pedro Sánchez estamos los propios ciudadanos, están nuestras instituciones, y está nuestra democracia»

Editorial

Más en El Subjetivo