Pilar Garcia de la Granja

#NiñosSolos

Han llegado en el último año a la frontera sur de Estados Unidos 52.000 niños solos. Sin padres. Al menos esos son los que están encontrados y contabilizados. Las autoridades federales de Estados Unidos esperan otros 60.000 antes de que termine el año.

Opinión

#NiñosSolos

Han llegado en el último año a la frontera sur de Estados Unidos 52.000 niños solos. Sin padres. Al menos esos son los que están encontrados y contabilizados. Las autoridades federales de Estados Unidos esperan otros 60.000 antes de que termine el año.

Han llegado en el último año a la frontera sur de Estados Unidos 52.000 niños solos. Sin padres. Al menos esos son los que están encontrados y contabilizados. Las autoridades federales de Estados Unidos esperan otros 60.000 antes de que termine el año. Son niños de entre tres y 17 años, menores de edad, que sus padres envían a Estados Unidos huyendo de la miseria centroamericana y de la violencia de las bandas callejeras. Es el nuevo negocio de las mafias. Los padres reúnen sus ahorros en la esperanza de que sus hijos sean conducidos a través de México por las mafias humanas e introducidos en Estados Unidos, en donde rezan, para que las patrullas de la frontera les encuentren, y busquen a sus familiares.

Según la ley Estadounidense de inmigración, los pequeños menores de edad que llegan a USA, salvo los mexicanos- son acogidos en centros sociales y tienen derecho a que se encuentren familiares suyos cercanos residentes en Estados Unidos. Pasan al menos entre tres y seis meses hasta que hay un juicio, en donde se decide si deportarles o no. Pero en ese tiempo sus familiares ya les han escolarizado. Sus padres respiran tranquilos, ellos ya intentarán llegar, pero los pequeños tienen un futuro mejor.

Barak Obama acaba de solicitar al Congreso americano 2.000 millones de dólares de emergencia, para poder hacerse cargo de estos pequeños, atenderles en los centros de recogida y acelerar el proceso para su deportación. Pero nada detiene a los padres desesperados del tercer mundo. Muchos de los pequeños ni siquiera llegan a Estados Unidos, mueren en el desierto, son violados, son vendidos a narcos como traficantes… En algunos casos, las patrullas fronterizas les encuentran abandonados a su suerte.

Pero a sus padres nada les detiene. El hambre y la violencia de Centroamérica _ Costa Rica, Guatemala y El salvador – son los tres países con mayor ratio de violencia del mundo- no entiende ni de papeles ni de desgracias en el camino. Se abrazan a sus vírgenes a quienes encomiendan a sus hijos durante la travesía. Su rezan porque en Estados Unidos les recojan, busquen a sus familiares y tengan un futuro mejor.

En la zona metropolitana de Washington viven cerca de 400.000 inmigrantes centroamericanos. Con ello sueñan los padres. Los pequeños, en la mayoría de los casos, no entienden nada. Son víctimas de la miseria. Son pequeños sin compañía.

Más de este autor

Botín el banquero

Como todos los hombres de talla mundial, Botín tuvo durante su vida errores y aciertos. El Santander que deja Botín, junto con el BBVA, supone el 50% del sistema financiero español.

Opinión

Putin y el nuevo orden mundial

Rusia, India, Brasil, Sudáfrica y China; todos países BRICS han anunciado la creación de un “FMI” dos. Es decir un Fondo Monetario Internacional que venga a solucionar sus problemas a medida, ya que la “medida” del FMI no les gusta.

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

Biden el radical

«Dadas las devastadoras secuelas sociales y económicas del coronavirus y el ritmo imparable de contagio en países como India, su ‘radicalidad’ puede que sea lo que el mundo necesita»

Opinión

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión

Ferran Caballero

Libertaz

«La victoria de Ayuso es populista, dicen, y dicen bien en el sentido muy claro que es una victoria de los prejuicios del pueblo en contra de los intereses y los miedos y las presuntas responsabilidades de los dirigentes»

Opinión