Pepe Begines

¡No me digan que no saben!

Hace falta que de una vez por todas nos demos cuenta que la única manera que existe de acabar con estas colas del hambre que muestra la foto es dedicar todo el dinero y esfuerzos de la humanidad en enseñar a pescar.

Opinión

¡No me digan que no saben!

Hace falta que de una vez por todas nos demos cuenta que la única manera que existe de acabar con estas colas del hambre que muestra la foto es dedicar todo el dinero y esfuerzos de la humanidad en enseñar a pescar.

Esta semana se cumple el primer centenario del comienzo de la primera guerra mundial. Después, por si fuera poco, se nos vino la segunda y al parecer se evitó, in extremis, una tercera y seguramente definitiva guerra nuclear.

Cuando finalizó la segunda de estas catástrofes humanitarias con la caída del ejercito alemán y japonés, hubo que adoptar medidas contundentes para levantar a estos pueblos devastados por la apisonadora bélica y en los que lo primordial era alimentar y dar cobijo a la población. En poco tiempo tanto Alemania, como Japón, se vieron envueltos en un proceso de regeneración. Digamos que básicamente había que seguir la teoría que aplica esa frase de las sagradas escrituras que dice: si quieres que un pobre no pase hambre, no le des un pez, enséñalo a pescar.

Recuerdo que el Rokero Sevillano “Silvio” comentaba con cierto asombro cuando llegó a la recién levantada Germania en los sesenta:-Una posguerra en Alemania… no es lo mismo que una posguerra en España-. Y es que habiendo terminado años antes la guerra civil española que la que echó abajo el país centroeuropeo, este había resurgido de sus cenizas casi en tiempo record mientras que España todavía olía a chamusquina.

Para mí, la razón principal de este saneamiento fue la prohibición durante cuarenta años a los dos grandes perdedores de la contienda en gastar ni un solo céntimo en armamento. Evidentemente guerra, armas y hambre son tres palabras que siguen conviviendo entre sí. Así que ¡no me digan que no saben! Hace falta que de una vez por todas nos demos cuenta que la única manera que existe de acabar con estas colas del hambre que muestra la foto es dedicar todo el dinero y esfuerzos de la humanidad en enseñar a pescar.

Más de este autor

El largo y tortuoso camino

Ángela Merkel y Mariano Rajoy han hecho todo un despliegue de medios para enseñarle al mundo el buen estado y la armonía de sus relaciones. Han elegido para ello un escenario que tiene un mensaje subliminar claro y nítido como el agua.

Opinión

El valor de la basura

Hace ya tiempo que la relación entre Estados Unidos y Alemania viene soltando bastante basura. Ahora al parecer se incrementa la cantidad de esta en sus relaciones anunciando que Alemania también espía al gigante americano.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Bernal

Comité de expertos

«Tal como han ido las cosas, sería hasta comprensible que en diez días el ministro Illa se presente puntual a su comparecencia ante los medios acompañado por un grupo alborotado de simpáticos chimpancés con batas blancas»

Opinión

Aloma Rodríguez

La invención del cine

«Lo que los Lumière inventaron y lo que echamos de menos ahora no son solo las películas, sino esa especie de rito laico e individual que, en cambio, funciona en conjunto, o funciona también en conjunto»

Opinión