Ferran Caballero

No nos dejes caer en la tentación

Han pillado al senador Espinar con un par de aquellas Coca-colas que pretendía prohibir. Y le han acusado de hipocresía e incoherencia. Injustamente, a mi parecer. Porque el único vicio de Espinar ha sido el de no ser lo suficientemente fuerte como para resistir a la tentación. Y lo único que debería preocuparnos es que ese vicio privado pretenda hacerse pasar por virtud pública.

Opinión

No nos dejes caer en la tentación
Ferran Caballero

Ferran Caballero

Profesor de filosofía y autor del libro "Maquiavelo para el s.XXI". "Tot ve que cau"

Han pillado al senador Espinar con un par de aquellas Coca-colas que pretendía prohibir. Y le han acusado de hipocresía e incoherencia. Injustamente, a mi parecer. Porque el único vicio de Espinar ha sido el de no ser lo suficientemente fuerte como para resistir a la tentación. Y lo único que debería preocuparnos es que ese vicio privado pretenda hacerse pasar por virtud pública.

 

Porque lo que le pasa a Espinar cuando pretende prohibir la Coca-Cola que tanto le gusta es exactamente lo mismo que les pasaba a aquellos conservadores que se oponían a la ley del divorcio hasta que pudieron divorciarse, y a aquellos islamistas que esconden a las mujeres tras el burka y al porno bajo el colchón, y a aquellos ricos comunistas que esperan que alguien les prohíba el capital del que tanto les pesa difrutar. El vicio de Espinar y de los suyos es el viejo vicio puritano de prohibir algo, no porque nos repugne, sino porque podría llegar a gustarnos demasiado. Es el vicio del no osar poder querer. Es el vicio, en fin, de los enemigos de la libertad, que confían a la ley lo que no son capaces de exigir a la virtud y que creen que para ser bueno basta con no tener ocasión de ser malo. El vicio de Espinar y de su partido es, en fin, el creer que la ley puede y debe hacernos virtuosos; que si no somos capaces de resistir a la tentación, la ley está para hacernos fuertes. Creer que, como decía aquél, si no somos capaces de liberarnos de nuestros apetitos, nuestros egoísmos y nuestras bajas pasiones, deberán obligarnos a ser libres.

 

Lo único que cabe esperar de este nuevo y ridículo escándalo es que ayude al bueno de Espinar a alejarse un poco más del vicio de prohibir para ejercitarse en la virtud del prohibirse. Aunque sea esa segunda Coca-Cola, que por algo se empieza.

Más de este autor

Nuestro Nam

«El optimismo de Iceta, esa rara frivolidad que le caracteriza, podría ser tan útil como pretendían los bailecitos para enfriar el ambiente si estuviese tan caldeado como tantos fingen creer»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Dioni López

El patán

«Lo peor es que te digan que ir por ahí insultando o ridiculizando es guerra cultural o romper un tabú de lo políticamente correcto»

Opinión

Beatriz Manjón

Vivir para no contarlo

«Contemplar el mundo sin más propósito es el modo más fiable de aprehenderlo; lo demás es un conocer a medias, con un ojo puesto en lo real y otro en lo virtual»

Opinión