Ricardo Dudda

No nos metamos en eso

A menudo Rajoy resulta simpático. Sus deslices, sus momentos de sinceridad espontánea, sus frases míticas e ininteligibles, sus balbuceos, son graciosos, carne de meme. Rajoy, si no fuera tan vago, podría ser un buen líder populista, aunque le falta garra. Podría defender un lenguaje auténtico, llano, para el pueblo.

Opinión

No nos metamos en eso
Foto: JUAN MEDINA| Reuters
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

A menudo Rajoy resulta simpático. Sus deslices, sus momentos de sinceridad espontánea, sus frases míticas e ininteligibles, sus balbuceos, son graciosos, carne de meme. Rajoy, si no fuera tan vago, podría ser un buen líder populista, aunque le falta garra. Podría defender un lenguaje auténtico, llano, para el pueblo. Dice el periodista Fernando Garea que “cuando se dice que el PP y el Gobierno fallan en la comunicación, en realidad lo que se está diciendo es que a Rajoy no le gusta la comunicación política”. ¿Qué mejor retórica populista que la reivindicación de la “antirretórica”? Desde tiempos de Marco Aurelio los líderes políticos usan el argumento de que lo suyo no es “retórica”.

A veces es difícil juzgar a Rajoy por sus palabras: no se sabe muy bien lo que piensa, más allá de la idea de que las cosas están bien como están. Cuando, en el programa de radio de Alsina, le preguntaron sobre la igualdad salarial entre hombres y mujeres, respondió “no nos metamos en eso”. Es posible que no quisiera meterse porque es un debate complejo. Pero también puede leerse como una declaración de intenciones: como partido, no nos vamos a meter en eso. Y es un tema en el que hay que meterse, no por ideología sino porque hay quienes han demostrado empíricamente que se dan casos donde las mujeres cobran menos por los mismos trabajos que los hombres. Sara de la Rica, autora de un paper muy influyente sobre la teoría del techo de cristal, afirma que la desigualdad es especialmente visible en la distribución de bonus salariales entre hombres y mujeres; existe una especie de salario plus que se da a hombres y no a mujeres.

Rajoy no es un líder que confíe mucho en la ciencia. Solo necesita un asesor que le diga que “no nos metamos en eso” no es una respuesta adecuada para un problema que es real y cuantificable, y no un capricho feminista o una cuestión de ideología.

Más de este autor

Pedro Sánchez, el Estado y la política

«El presidente Pedro Sánchez está obsesionado con el poder, con conservarlo y extenderlo. Su intervencionismo en el Estado es solo para apropiárselo para su proyecto personal»

Opinión

Extractos de un verano

«Este verano he leído (y terminado) un libro largo y malo por placer. Hacía mucho que no lo hacía»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

Fracaso institucional

«Es inimaginable que en España puede replicarse una dinámica cuyo propósito sea la colaboración crítica y constructiva entre las distintas administraciones»

Opinión