Manuel Arias Maldonado

No pasa nada

Recuerdo haber tenido hace años una discusión con una amiga, en un bar de madrugada, sobre un asunto que no viene al caso. En un momento dado y a fin de debilitar mi posición, ella adujo que "no pasa nada". O sea: que no pasaba nada si yo decidía una cosa o la contraria. Le di la razón sin dudarlo: pasar, casi nunca pasa nada. Fuera de Auschwitz, la Caída del Muro y los atentados terroristas, ¿qué va a pasar, sino nada? Pero añadí que si nos tomamos la vida en serio, o sea, como un juego, siempre pasa algo (la cita es de Nietzsche, su énfasis entre nosotros de José Antonio Montano). Vivir como si todo diera igual no es vivir, sino dejarse llevar. Y ahí lo dejamos.

Opinión

No pasa nada
Manuel Arias Maldonado

Manuel Arias Maldonado

Profesor de Ciencia Política en la Universidad de Málaga y colaborador habitual en prensa y medios culturales.

Recuerdo haber tenido hace años una discusión con una amiga, en un bar de madrugada, sobre un asunto que no viene al caso. En un momento dado y a fin de debilitar mi posición, ella adujo que «no pasa nada». O sea: que no pasaba nada si yo decidía una cosa o la contraria. Le di la razón sin dudarlo: pasar, casi nunca pasa nada. Fuera de Auschwitz, la Caída del Muro y los atentados terroristas, ¿qué va a pasar, sino nada? Pero añadí que si nos tomamos la vida en serio, o sea, como un juego, siempre pasa algo (la cita es de Nietzsche, su énfasis entre nosotros de José Antonio Montano). Vivir como si todo diera igual no es vivir, sino dejarse llevar. Y ahí lo dejamos.

Pues bien, que resulta desaconsejable vivir conforme a la máxima de que «no pasa nada» queda claro a la vista del caso Schiffer: un anodino contencioso judicial que también puede funcionar como una fábula sobre la civilización. ¡O sobre las miserias humanas que la hacen necesaria! Aunque no es un affaire demasiado chic: la ex-modelo y su marido talaron dos árboles de su vecino, adinerado mánager de la Fórmula 1, porque afeaban las vistas al mar de su casa mallorquina. Éste se había negado a remover los pinos, tras reiteradas peticiones. Ahora los ha denunciado y tiene intención de arruinar la vista de la pareja con gozoso resentimiento. ¡Por dos insignificantes pinos!

En su literalidad, el episodio no es más que una pelea vecinal, versión 1%: los ricos también se enfadan. Pero si elevamos nuestra mirada, encontramos en esos modestos árboles un símbolo civilizatorio: la encarnación material de la idea abstracta de que no da igual. Si todos talásemos dos pinos, Mallorca quedaría deforestada en una semana; y lo mismo se aplica a cualquier otro bien imaginable. Tampoco se trata de convertir el mundo en una jaula tecnocrática: Cádiz también existe. Pero sí conviene recordar, en estos tiempos turbulentos, que sólo una delgada película institucional y jurídica nos separa de la indefensión. En otras palabras: de la generalización de las conductas que han traído a Schiffer a la crónica judicial: una agresión primero, una venganza después.

¿No pasa nada? Bueno, según se mire.

Contexto

    Más de este autor

    Me alegra que me haga esa pregunta

    «Así que quizá haya llegado el momento de la franqueza, de que nuestros representantes hablen con la claridad necesaria: me alegra que me haga esa pregunta, porque no la voy a contestar»

    Opinión

    En la diana

    «En la política democrática se pueden hacer muchas cosas, menos perder las formas: porque son la sustancia»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Guillermo Garabito

    España de vacaciones

    «Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

    Opinión