The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

No pienses que tú eres tan bueno

Después de la firma del acuerdo nuclear de la “desconfianza”, firmado entre Irán y las “potencias mundiales”, estamos todos contentos. Bueno, todos no. Benjamin Netanyahu por ejemplo, está que no respira.

Después de la firma del acuerdo nuclear de la “desconfianza”, firmado entre Irán y las “potencias mundiales”, estamos todos contentos.

Bueno, todos no. Benjamin Netanyahu por ejemplo, está que no respira. Los pueblos, no tienen nada que ver con sus gobernantes. Al fin y al cabo, cuando hablamos de Irán, de Israel, de Estados Unidos, de Corea, de Rusia, de Argentina, de Méjico, de Sudáfrica, de China, e incluso de España, la imagen del país que se nos viene a la cabeza, es la que nos trasmiten sus gobernantes. Pero el pueblo, es otra cosa bien distinta.

En los últimos 15 años, he tenido una especial relación con Irán. Occidente, mejor dicho “las potencias mundiales” se han encargado de presentarnos a Irán, poco menos que como el diablo. Esta es otra de las falacias políticas que se dan en el mundo. Irán es una potencia y si no fuera por las sanciones económicas y a las presiones políticas a las que está sometido, su nivel de desarrollo sería espectacular. Es evidente que hay un mundo posible, muy a pesar de occidente y de EEUU.

Si has tenido la oportunidad de viajar a Irán, te habrás encontrado con una gente estupenda y muy amable, ni te lo imaginas si no lo ves. Habrá falta de libertades, el régimen de los ayatolás puede ser opaco y represivo, pero la gente de la calle transmite otra cosa muy distinta. Las cosas en el país, por fortuna, están cambiando muy rápidamente. Yo ya quisiera que me explicasen por que EEUU, Alemania, Rusia, China, Argentina, Sudáfrica, España, …, son países mejores que Irán, en los que se puede confiar. Y por supuesto, será imposible convencerme que Israel lo sea.

Más de este autor

Más en El Subjetivo