Javier Capitan

No Schettino

Debió ser su afición por la danza la que hizo que Schettino, como consecuencia de un “cabriolé” mal ejecutado, cayera de forma fortuita en uno de los botes salvavidas

Opinión

No Schettino

Debió ser su afición por la danza la que hizo que Schettino, como consecuencia de un “cabriolé” mal ejecutado, cayera de forma fortuita en uno de los botes salvavidas

Tal vez por mi condición de capitán, aunque sólo sea de apellido, quiero fijar mi atención sobre el juicio al capitán Schettino, responsable del accidente del crucero Costa Concordia en el que murieron más de treinta personas. En una demostración de cómo asumir una responsabilidad, sólo comparable con la de algunos políticos, Schettino echa la culpa del accidente a un timonel indonesio, quien, no se sabe si por un lío de idioma o porque los indonesios son muy suyos, interpretó mal la orden del capitán. Bajezas aparte, y al margen de que el capitán hubiera podido comprobar la ejecución de la maniobra, parece ser que Schettino tenía motivos para desentenderse del rumbo del barco. Y es que su particular carta de navegación le dirigía viento en “pompa” a toda vela a las costas moldavas de una bailarina polizona, que había entrado en el barco sin pasaje porque, según ella, “cuando eres amante de alguien, nadie te pide explicaciones”. Y, claro, el alguien en danza era Schettino.

Debió ser su afición por la danza la que hizo que Schettino, como consecuencia de un “cabriolé” mal ejecutado, cayera de forma fortuita en uno de los botes salvavidas, según declaró él mismo. Hay que reconocer que la fortuna tuvo buena puntería, porque atinar con el bote en la inmensidad del mar y el barco no era probable, pero mira, tuvo suerte. Ahora un aprendiz de oficial ha dicho en el juicio que no sólo saltó voluntariamente al bote, sino que lo hizo antes que otros miembros de la tripulación.

Si no fuera por el trágico coste en vidas humanas de esta historia, su argumento parecería el de una comedieta de serie B italiana. Tal grado de desvergüenza en este tipo incapaz de asumir su responsabilidad me hace concluir que no Schettino, simplemente es cretino.

 

Más de este autor

Pilotos en huelga

No todas las huelgas cuentan con el mismo respaldo social. Muy probablemente, la de los pilotos de Lufthansa sea de esas que cuentan con un escaso apoyo de la población.

Opinión

Una obra póstuma de Berlanga

“¿Os creías que iba a dar marcha atrás, eh? Pues os vais a enterar, porque voy a hacer mi consulta. ¡Toma! ¡Toma! A ver con qué cara os quedáis ahora”. Esta es mi traducción libre al castellano de inicio del discurso del President.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge Freire

El enfenestrado

«Cuando a un político lo defenestran, lo destituyen; cuando a un ciudadano lo enfenestran, lo restituyen: en concreto, a una garita en la que le toca hacer guardia permanentemente»

Opinión