Carmen Ro

Noeme contra el Mundial de Fútbol

Un anciano jefe indio le explicaba a su nieto: “En el interior de cada hombre se libra una batalla y es una batalla entre dos lobos. Uno es destructor y amenazante, le guía la avaricia y la intolerancia, y cierra los ojos ante la injusticia con extrema facilidad."

Opinión

Noeme contra el Mundial de Fútbol

Un anciano jefe indio le explicaba a su nieto: “En el interior de cada hombre se libra una batalla y es una batalla entre dos lobos. Uno es destructor y amenazante, le guía la avaricia y la intolerancia, y cierra los ojos ante la injusticia con extrema facilidad.»

Un anciano jefe indio le explicaba a su nieto: “En el interior de cada hombre se libra una batalla y es una batalla entre dos lobos. Uno es destructor y amenazante, le guía la avaricia y la intolerancia, y cierra los ojos ante la injusticia con extrema facilidad. El otro lobo es generoso, tiene bondad, compasión, y es un animal justo”.

El niño le preguntó entonces: “¿Qué lobo ganará?” Y el anciano le respondió: “El que alimentes”. Ahora miro la foto de la barraca de Noeme, miro a Noeme, y sé que es una foto de Brasil. Sé que es una foto que habla de los enfrentamientos entre el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo y el Gobierno. Sé que es una foto que habla de que el Ejecutivo brasileño está cediendo ante algunas reivindicaciones de los sin techo, antes del Mundial de fútbol. Sé que es una foto que ilustra el compromiso adquirido por el Ayuntamiento de Sao Paulo de construir viviendas en un terreno cercano al estadio Arena Corinthians, un terreno que fue ocupado de manera ilegal por cientos de personas sin hogar. 

Ahora vuelvo a mirar la barraca de Noeme, vuelvo a mirar a Noeme. Y, si le tuviera cerca, preguntaría a aquel anciano jefe indio: ¿Cómo puede elegir Noeme a qué lobo alimentar, si no sabe si ella comerá mañana? Y le preguntaría algo más, le preguntaría: ¿A qué foto le prestaremos más atención, a la de Noeme y su barraca, o a cualquiera de las fotos de los goles del Mundial que veremos enseguida?. No tengo al jefe a mano, pero me temo que sé la respuesta. Incluso las respuestas.

Más de este autor

La infanta hundida

Si miro a la infanta en esta foto, hundida no parece. De hecho, lo que parece es demasiado sonriente para estar saliendo de un juzgado. Si doy crédito a lo que cuentan algunos de sus allegados, la infanta Cristina se siente sola y hundida.

Opinión

Prohibir pobres

Si ya no se va a poder ni pedir, se tendrá que empezar a exigir. En Noruega se va a prohibir a los mendigos, que es como prohibir a los pobres de titulación. A partir del próximo mes de julio, si encuentran en las calles a alguien pidiendo limosna, le multarán o le llevarán a la cárcel.

Opinión

Más en El Subjetivo