The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Nos hace feliz odiarlo

¿Dónde establecemos los límites entre la personalidad y la política? Dudo mucho que todos aquellos que se consideran radicales en política lo sean en todos los aspectos de su vida. Sería una sociedad de sociópatas. La política radical a veces funciona en personas moderadas y sensatas en su vida privada como ese “anhelo de revolución total” del que habla Bernard Yack y parafrasea Arias Maldonado: uno lo sueña porque sabe que no va a ocurrir. Como escribió el politólogo David Runciman tras la victoria de Trump, “la gente votó por él porque no creía en él. Querían un cambio pero también confiaban en la durabilidad y la decencia de las instituciones políticas estadounidense para protegerlos de los peores efectos de ese cambio. Querían que Trump sacudiera un sistema que a su vez los protegería, según sus expectativas, de la insensatez de un hombre como Trump.”

Tengo rasgos de personalidad (una melancolía contemplativa y romántica, dependencia emocional) que encajarían en algún partido populista o nacionalista o radical, si la conexión personalidad-ideología fuera totalmente clara. A veces, antes de darme cuenta de lo estúpido que es pensarlo, desearía ser un radical político. La oposición a Trump me acerca un poco a esa sensación de felicidad, aunque sea una oposición desde el progresismo y el liberalismo, ideologías poco radicales. Representa todo lo que odio. Me produce asco. No encuentro matices a mi desprecio por él. En cierto modo, me hace feliz odiarlo.

Más de este autor

Historia de un divorcio

En la nueva pelicula de Noah Baumbach, Historia de un matrimonio, Charlie y Nicole rompen sin que exista una razón clara. El enfriamiento acaba ...

Más en El Subjetivo

Adictos a la desinformación

"La escenificación de una mentira es clave para trasladarla a la escena de lo debatible. Por ello, y conscientes de que la veracidad de sus afirmaciones se mantiene en cuarentena, la ultraderecha suele apostar por la convicción"