Laura Fàbregas

Obama y el “diálogo” entre Torra y Sánchez

Hace tiempo que se observa en política un preocupante desinterés por los hechos. El máximo exponente de ello es Donald Trump, que cuando los periodistas confrontan los hechos y datos de sus políticas, él se limita a hablar de “hechos alternativos”. En Europa este relativismo también ha cuajado, sobre todo, en cierta izquierda infantil y posmoderna.

Opinión

Obama y el “diálogo” entre Torra y Sánchez
Foto: HANDOUT| Reuters
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Hace tiempo que se observa en política un preocupante desinterés por los hechos. El máximo exponente de ello es Donald Trump, que cuando los periodistas confrontan los hechos y datos de sus políticas, él se limita a hablar de “hechos alternativos”. En Europa este relativismo también ha cuajado, sobre todo, en cierta izquierda infantil y posmoderna.

Ahora Obama ha visitado Madrid y los medios de comunicación han destacado su discurso sobre la necesidad de combatir el cambio climático. Pero esta aproximación científica del expresidente de Estados Unidos sobre los problemas más apremiantes que la humanidad tiene por delante también abarcó el tan usado “diálogo”. Una palabra que, en nuestro país, ha perdido sentido.

Decía Obama con gran lucidez que «el diálogo es imposible si no hay un mínimo acuerdo sobre los hechos; si yo digo que esto es una mesa y mi oponente dice que es una silla, así no hay manera”.

Con la reunión en Moncloa entre Pedro Sánchez y Quim Torra, sin embargo, esta obviedad sobre el diálogo se ha traducido en acusaciones hacia sus detractores de buscar el “conflicto permanente” y la “polarización” de la sociedad catalana.

La política es compleja y alejada de la pureza teórica. Es comprensible que Pedro Sánchez quisiera reunirse con Quim Torra para conocer de primera mano a quién tiene delante y a qué está dispuesto. Pero también es cierto que Torra no solo no ha renunciado a ninguna de las acciones fuera de la legalidad emprendidas por el secesionismo sino que sigue, en palabras de Obama, viendo una silla donde hay una mesa: diga lo que diga Torra, Cataluña no es un territorio donde pueda aplicarse el derecho a la autodeterminación. Así lo establecen el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1977) y la Convención de Viena (1993).

Pero ya sabemos que, para los populistas y nacionalistas, solo hay “versiones” de la verdad. Solo hay su versión de la realidad. O peor aún, solo cuenta lo que sienten y no lo que es. Y, así es como una mesa se convierte en silla y el diálogo deviene imposible.

Más de este autor

‘Los Jordis’ de Chicago

«A veces solo la perspectiva del tiempo dilucida lo que fue una causa justa (como derogar el servicio militar) o una laminación de derechos individuales y civiles (el referéndum del 1-O)»

Opinión

Oportunismo morado

«Iglesias y su séquito no dudarán en erosionar las instituciones para salvar su piel»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

El manuscrito maldito de Josep Pla

«Pla, al describir la verborrea estéril de los políticos republicanos y las fatales consecuencias de su incapacidad, no disimuló su nítido adhesión al relato de la victoria franquista»

Opinión

José María Albert de Paco

Ho visto Maradona

«A Minguella le habría hecho falta un aval más fiable que sus propios ojos. Habría requerido un resto de esa prosa inflamada que a estas horas se derrama en los periódicos para persuadir a la directiva de Agustí Montal»

Opinión