Laura Fàbregas

Obama y el “diálogo” entre Torra y Sánchez

Hace tiempo que se observa en política un preocupante desinterés por los hechos. El máximo exponente de ello es Donald Trump, que cuando los periodistas confrontan los hechos y datos de sus políticas, él se limita a hablar de “hechos alternativos”. En Europa este relativismo también ha cuajado, sobre todo, en cierta izquierda infantil y posmoderna.

Opinión

Obama y el “diálogo” entre Torra y Sánchez
Foto: HANDOUT| Reuters
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Hace tiempo que se observa en política un preocupante desinterés por los hechos. El máximo exponente de ello es Donald Trump, que cuando los periodistas confrontan los hechos y datos de sus políticas, él se limita a hablar de “hechos alternativos”. En Europa este relativismo también ha cuajado, sobre todo, en cierta izquierda infantil y posmoderna.

Ahora Obama ha visitado Madrid y los medios de comunicación han destacado su discurso sobre la necesidad de combatir el cambio climático. Pero esta aproximación científica del expresidente de Estados Unidos sobre los problemas más apremiantes que la humanidad tiene por delante también abarcó el tan usado “diálogo”. Una palabra que, en nuestro país, ha perdido sentido.

Decía Obama con gran lucidez que «el diálogo es imposible si no hay un mínimo acuerdo sobre los hechos; si yo digo que esto es una mesa y mi oponente dice que es una silla, así no hay manera”.

Con la reunión en Moncloa entre Pedro Sánchez y Quim Torra, sin embargo, esta obviedad sobre el diálogo se ha traducido en acusaciones hacia sus detractores de buscar el “conflicto permanente” y la “polarización” de la sociedad catalana.

La política es compleja y alejada de la pureza teórica. Es comprensible que Pedro Sánchez quisiera reunirse con Quim Torra para conocer de primera mano a quién tiene delante y a qué está dispuesto. Pero también es cierto que Torra no solo no ha renunciado a ninguna de las acciones fuera de la legalidad emprendidas por el secesionismo sino que sigue, en palabras de Obama, viendo una silla donde hay una mesa: diga lo que diga Torra, Cataluña no es un territorio donde pueda aplicarse el derecho a la autodeterminación. Así lo establecen el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1977) y la Convención de Viena (1993).

Pero ya sabemos que, para los populistas y nacionalistas, solo hay “versiones” de la verdad. Solo hay su versión de la realidad. O peor aún, solo cuenta lo que sienten y no lo que es. Y, así es como una mesa se convierte en silla y el diálogo deviene imposible.

Más de este autor

Monedero y el pueblo

«Ya sabemos que el hombre, en masa, es más parecido a un chimpancé que a un ser racional»

Opinión

Más en El Subjetivo

Joaquín Jesús Sánchez

Los lloricas

«Seguro que ahora, el buen timonel de la transición estará apenado, sentado en la casa opulenta de algún amigacho, pensando en que los «menores de 40 años solo lo recordarán como el de Corinna, el del elefante y el del maletín». Podría ser peor, majestad, pero es que no nos dejan»

Opinión

Cristina Casabón

Contra la tiranía identitaria, humor

«El humor es lo contrario a la cultura de la indignación, o cancel culture; si nos preocupáramos menos por nuestras identidades o por estar creando universos morales, podríamos ser más libres y escépticos. ‘Woke’ es un libro de humor unido a una ironía feroz sobre el mundo identitario»

Opinión