Laura Fàbregas

¡Oh, Europa!

«'Parliament' desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea.»

Opinión

¡Oh, Europa!
Foto: Filmin
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

La política europea es probablemente la política más aburrida, burocrática y gris del Viejo Continente. Sobre todo desde la irrupción de la llamada nueva política, que impregnó con las crisis de 2008 los Parlamentos nacionales de salsa rosa y excentricidades varias…Con el permiso de Italia, que va tan por delante en experimentos populistas que Silvio Berlusconi parece ahora un hombre de Estado.

En la Eurocámara, por supuesto, también ha permeado parte del tomate con el que se elabora la salsa: ha visto desfilar a Michael Farage o al propio Pablo Iglesias antes de que se convirtiera en el primer defensor de la Constitución del 1978. Pero quién sabe si, gracias a tener a tecnócratas y funcionarios bajo los fogones de la cocina comunitaria, las instituciones europeas han podido mantener más intacta la lógica de la política tradicional. Que siempre será más efectiva que efectista, más concreta que gestual.

Por todas estas razones, la serie Parliament, en Filmin, logra ser tan entrañable. Con grotesca claridad señala todas las miserias, imperfecciones y nimiedades del sistema: el político que está ahí para follar y el que solo quiere un sueldo fijo, la dirigente maquiavélica o el alto funcionario que, como ya demostró otra sitcom del género, Sí, ministro, es quien realmente corta el bacalao. 

Parliament desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea. Pero, al fin y al cabo, entre politiqueos y denuncias del populismo contra el Parlamento Europeo, hay espacio para el idealismo en la figura del protagonista.

Al revés de la inmensa mayoría de series españolas, que en su pretensión de profundidad intelectual caen, en el mejor de los casos, en una equidistancia naïf, Parliament acaba sirviendo a la causa europeísta. A los formalismos, aunque a veces exasperantes, de la democracia representativa. Lejos de los cantos de sirena del populismo.  

Más de este autor

Messi es el psicólogo

«A veces la solución está en no tomarse a uno mismo tan en serio, salir del ensimismamiento e intentar hacer felices a los demás»

Opinión

‘Los Jordis’ de Chicago

«A veces solo la perspectiva del tiempo dilucida lo que fue una causa justa (como derogar el servicio militar) o una laminación de derechos individuales y civiles (el referéndum del 1-O)»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge San Miguel

Lo que hay que tener

«Me pregunto si las civilizaciones pueden sobrevivir a sus mitos de progreso, a la voluntad de conquista y a la idea de que no sólo se alzan sobre abstracciones sino sobre personas que tienen lo que hay que tener»

Opinión