The Objective
Publicidad
Ignacio Ruiz-Jarabo

Sánchez, no son formidables

«Calificar de formidable el dato de descenso del desempleo no ha sido un resbalón sino pura y llanamente una alteración de la verdad»

Opinión
3 comentarios
Sánchez, no son formidables

Tras hacerse públicos los datos de empleo correspondientes al mes de junio y conocerse que el paro registrado descendió en 42.400 personas, a Sánchez le ha faltado tiempo para salir a escena y atreverse a calificarlos de «formidables». Su reacción ha sido tan vertiginosa como cuando salió a declarar que el último asalto a la valla de Melilla había sido «bien resuelto» por Marruecos, resbalando de modo estrepitoso. Sin embargo, calificar de formidable el dato de descenso del desempleo no ha sido un resbalón sino pura y llanamente una alteración de la verdad.

Que el número de parados se reduzca en junio es una consecuencia lógica por el efecto estacionalidad. En este mes, las empresas del sector turismo realizan las contrataciones de personal con las que van a afrontar la campaña veraniega. Así, salvo que concurra una circunstancia excepcional (crisis financiera en 2008, crisis pandémica en 2020), en junio siempre baja el número de parados. Por ello, que haya disminuido en este junio es normal. En cambio, no lo es que el descenso haya sido tan escaso, pues reducir el paro en solo 42.400 personas es -con la excepción ya citada de 2020- la reducción más pequeña habida en los últimos 14 años. ¿De dónde saca entonces Sánchez que el dato es formidable?

Un breve análisis comparativo demuestra hasta que punto no es cierta la afirmación presidencial. La reducción en el número de parados que se ha producido en junio es claramente inferior a la que se produjo en los años 2009 y 2011; viene a ser la mitad (o menos) de la  producida en 2010, 2012, 2015, 2017 y 2018; y significa la tercera parte (o menos) de las que se produjeron en 2013, 2014, 2016 y 2021. ¿De dónde saca entonces Sánchez que el dato es formidables? Aún más, la reducción media de los doce años citados fue de 99.483 frente a la reducción de 42.400 habida en el último junio. ¿De dónde saca entonces Sánchez que el dato es formidable? Está claro, Sánchez y yo interpretamos de modo diferente las matemáticas. No, Sánchez, no, el dato no es formidable, y ni siquiera llega a regular. 

«Lo único formidable de los datos hechos públicos por el SEPE es la constatación del éxito económico de Madrid, ese grano que acarreas en tu espalda»

Y además, debe considerarse que en el cómputo de las personas que están empleadas o desempleadas ha tenido lugar un profundo cambio que altera la comparación temporal. En efecto, las restricciones impuestas al contrato temporal en la contra reforma laboral impulsada por el Gobierno ha provocado un aumento sideral de la utilización del contrato fijo discontinuo, aplicado ahora para las contrataciones de carácter temporal, al haberse restringido esta modalidad de contrato. 

Eso sí, con una diferencia notable, mientras que en la modalidad de contrato temporal al trabajador se le computa como empleado exclusivamente cuando está trabajando y como desempleado en caso contrario, en el contrato fijo discontinuo se considera al trabajador como empleado tanto cuando trabaja como cuando no trabaja. Esta distorsión en el cómputo maquilla notablemente la estadística, inflando de modo hiperbólico el número de los computados como empleados, reduciendo también hiperbólicamente a los computados como desempleados y, en definitiva, maquillando la comparación temporal.

Para constatarlo, basta con observar que entre abril y junio de este año se han firmado prácticamente 800.000 contratos fijos discontinuos multiplicándose aproximadamente por 10 los que se suscribieron en el mismo periodo del año pasado. Los firmantes de estos contratos dejarán de trabajar cuando pase la campaña que motivó su contratación hasta la llegada de la próxima campaña, pero todo el tiempo, incluido el periodo entre campañas en el que no trabajan, computarán como empleados en la estadística oficial. Visto con perspectiva, todo apunta a que las restricciones legales al contrato temporal, causa de la inflación del número de contratos fijos discontinuos que se suscriben, es una jugada perfectamente estudiada por Yolanda Díaz para lograr un efecto buscado: que las cifras de empleo y paro proporcionen una apariencia de vigor en nuestro mercado laboral, vigor que en gran parte es ficticio. ¿De dónde saca entonces Sánchez que el dato es formidable?

Mira Sánchez, lo único formidable de los datos hechos públicos por el SEPE es la constatación del éxito económico de la Comunidad de Madrid, ese grano que acarreas en tu espalda. Tras Cataluña, Madrid es la segunda comunidad que ha visto reducir en mayor medida el número de parados en este junio. Si para evitar el efecto estacionalidad se observan los datos plurianuales, Madrid es la segunda comunidad, en este caso tras Andalucía, en reducción de parados en los últimos doce meses. Y si se observa el dato plurianual en porcentaje Madrid es, tras Baleares y Canarias, la comunidad donde el porcentaje de reducción de desempleados ha sido mayor. En definitiva, observado uno u otro periodo, y midiéndolo de una u otra manera, Madrid está en el vagón de cabeza en la reducción del desempleo. Ya lo ves Sánchez, sería positivo que tú y tus apologetas interpretarais bien los números.

Únete a la discusión
Publicidad
MyTO

Querido usuario,

Te pedimos disculpas, pero en las próximas horas nuestro sistema estará en mantenimiento. A partir del 14 de agosto tendrás nuevamente acceso a tu cuenta.

Estamos trabajando en mejorar tu experiencia de usuario, te esperamos de vuelta.

L M M J V S D