Ferran Caballero

Orgullo y prejuicio

Se cumplen 200 años del nacimiento de Jane Austen. Strauss dijo que quizás un joven podría considerar que Dostoievski es el mejor novelista, pero que en la madurez debería cederle el trono a Austen. Es muy probable que tenga razón.

Opinión

Orgullo y prejuicio
Foto: Gresham College
Ferran Caballero

Ferran Caballero

Profesor de filosofía y autor del libro "Maquiavelo para el s.XXI". "Tot ve que cau"

Se cumplen 200 años del nacimiento de Jane Austen. Strauss dijo que quizás un joven podría considerar que Dostoievski es el mejor novelista, pero que en la madurez debería cederle el trono a Austen. Es muy probable que tenga razón. Y es muy probable que pase con ella lo mismo que dice Valentí Puig que pasa con Pla; que es tan buena porque es conservadora.

Austen es conservadora porque entiende algo esencial e inmutable de la naturaleza de los hombres y porque entiende el valor de las convenciones. Es decir, que es conservadora porque ama a los hombres y a su tiempo, con todos sus defectos y virtudes, y sólo por eso se puede permitir el lujo de ser irónica.

Entiende, por ejemplo, que el orgullo y el prejuicio son condiciones naturales del hombre. Y que son tan naturales que no se las ahorran ni los más listos ni los más educados ni los más humildes ni sencillos. Y entiendo, como van entendiendo sus personajes, la tensión que existe entre los sentimientos y la razón y entre, por ejemplo, la naturaleza del deseo amoroso y la convención del matrimonio y la vida familiar.

Al constatar esta tensión, no son pocos los que se entregan a la tragedia romántica, pero Austen, con gran sensatez, prefiere abrazar la ironía conservadora. El romántico prefiere la soledad o la muerte porque no puede soportar las hipocresías de la vida en comunidad, pero Austen comprende que las convenciones son necesarias precisamente porque nuestra naturaleza es erótica y por eso política; que si no hay en la naturaleza ningún lugar al que podamos volver para vivir felices y en paz con nosotros mismos, bien tendremos que aprender a vivir y convivir con nuestros imperfectos semejantes.

Austen entiende que las costumbres y convenciones no son más que la forma que tiene nuestra naturaleza de manifestarse y por eso puede, como decía Allan Bloom, “presentar una imagen razonable de lo que parece una esperanza muy poco razonable; la armónica unión del deseo sexual con el amor, el matrimonio y la amistad”. Porque sólo desde esta convencional vida en sociedad podemos aspirar a satisfacer las mejores posibilidades de nuestra naturaleza.

Más de este autor

Como se lo maravillarían

«¿Qué oscuro secreto esconden Illa y el PSOE tras esa densa cortina de muertos que habría sido su gestión?»

Opinión

Monopolyos

«El problema de limitar la libertad de expresión es que no sólo nos quita el derecho a equivocarnos, sino el derecho a rectificar»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jorge San Miguel

Je suis un autre

«Seguiremos consumiendo debates manufacturados por facciones contra otras facciones en el reparto de poder, un poco como esas ‘orgías rivales’ que se pelean en Bruselas con denuncias cruzadas»

Opinión

Lea Vélez

¡No hay ciudadanos!

«La ciudadanía parte de una educación en el hogar y en el colegio que muchos de los que se autodenominan servidores públicos no han visto ni en pintura»

Opinión

Fernando Ariza González

Storytelling y conspiración

Conozco un terraplanista. Pensé que estas cosas solo suceden en América pero este hombre es de un pueblo de Toledo. Por lo demás, excelente padre y esposo y honrado trabajador. Su único vicio es dejarse llevar por la espiral tóxica de las recomendaciones de Youtube, que le han demostrado convincentemente que la tierra es plana, […]

Opinión