Eugenio Fouz

Orlando, Virginia

Cuando la clase política española se preocupa de la corrección en el discurso y añade de manera redundante el femenino al nombre que por defecto incluye ambos géneros, hay lugares en el mundo en los que nacer mujer es una desventaja. Ser mujer en Afganistán no debe de ser fácil porque solo los varones aprenden a leer y escribir.

Opinión

Orlando, Virginia
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

Cuando la clase política española se preocupa de la corrección en el discurso y añade de manera redundante el femenino al nombre que por defecto incluye ambos géneros, hay lugares en el mundo en los que nacer mujer es una desventaja. Ser mujer en Afganistán no debe de ser fácil porque solo los varones aprenden a leer y escribir.

En Europa asumimos el derecho a la educación de todos los niños. Los profesores, por un lado, nos enfrentamos a diario con alumnos descontentos. Dentro del aula vemos a chicos que desprecian los libros, el conocimiento y la cultura. A veces la sociedad exige al profesor que ayude al alumnado a encontrar razones para estudiar o prestar atención en clase, lo cual es un sinsentido. Es verdad, sin embargo, que hay también alumnos que saben para qué sirve la escuela.

La niña de la fotografía de The Objective parece una niña. La verdad es que podría pasar por un niño. De hecho, yo no me atrevería a afirmar una cosa ni la otra. En el fondo esta ambigüedad de género favorece a la niña afgana. Sea como sea, los niños no se diferencian mucho entre sí a esa edad incierta previa a la adolescencia.

Las niñas quieren ir a la escuela porque ellas intuyen el poder oculto del lenguaje, los números, la filosofía y el arte. Las niñas quieren aprender a leer y a escribir aunque para ello se vean obligadas a renunciar a su identidad de género, tengan que cortarse el pelo y adopten maneras de chico. Hace falta coraje: fingir ser otro para ser uno mismo.

Pienso en Orlando, el joven aristócrata de la novela de Virginia Woolf que se vuelve mujer a la mitad de su vida después de haberse quedado dormido. O dormida.

Contexto

    Más de este autor

    Dejen salir antes de entrar

    Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

    Opinión

    Letra cursiva

    “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Guillermo Garabito

    España de vacaciones

    «Es agosto y que Pedro Sánchez se haya ido de vacaciones, acogiéndose a esta sacrosanta tradición nuestra de que pase lo que pase habrá verano, es una cosa que me resulta estupenda contra lo que, sorprendentemente, le ha parecido a todos los demás; incluso con oleada de rebrotes y todo»

    Opinión

    Víctor de la Serna

    De aquella bronca a una buena colaboración

    «En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

    Opinión