Víctor de la Serna

Otra oportunidad… ¿perdida, aprovechada?

"El desafío a la democracia liberal está planteado de forma similar en muchos países, aunque en el caso español la amenaza llega menos de esa derecha un tanto esperpéntica de Vox que de la izquierda que regresa a los años 30"

Opinión Actualizado:

Otra oportunidad… ¿perdida, aprovechada?
Foto: David Fernandez
Víctor de la Serna

Víctor de la Serna

Periodista generalista a la antigua usanza, ha acabado especializándose en comunicación, cocina, vinos, baloncesto y las calles de Madrid.

Dos citas electorales consecutivas en menos de un mes como las que estamos viviendo en España aportan oportunidades inhabituales a los ciudadanos, con esa doble ceremonia de depositar los votos en las urnas y unas semanas de por medio para reflexionar, analizar los resultados de los primeros comicios y las reacciones de los partidos políticos participantes y decidir si merece la pena mantener el voto en el mismo sentido o sería mejor cambiarlo.

Naturalmente, unas elecciones generales no son lo mismo que las locales, autonómicas y europeas, pero quienes concurren sí que son los mismos partidos, con propuestas complementarias en los diferentes planos geográficos y competenciales. Y, francamente, quien no haya percibido señales inequívocas de provocación en los partidos nacionalistas y de extrema izquierda, quien no haya analizado los gestos de pactismo con las fuerzas antiespañolas por parte de este PSOE de 2019 -que es el de Rodríguez Zapatero de 2004 revisado y mejorado-, quien no se haya alarmado ante la violencia creciente contra los candidatos de centro-derecha, ha estado demasiado distraído durante estas cuatro semanas. Culpablemente distraído, si votó a esas fuerzas izquierdistas y nacionalistas y mantiene su voto habrá ratificado que está de acuerdo con un proceso de destrucción del Estado y de reducción de las libertades, desde las personales hasta las económicas y sociales.

Quizá haya que ver como un consuelo que las mismas perspectivas son las que afrontan hoy los ciudadanos de muchos países europeos. El desafío a la democracia liberal está planteado de forma similar en muchos países, aunque en el caso español la amenaza llega menos de esa derecha un tanto esperpéntica de Vox que de la izquierda que regresa a los años 30. Pero esos matices son los menos importantes. Como hace 80 años, cuando la amenaza procedía a la vez del fascismo y del comunismo, hoy lo importante son las libertades que los extremistas de un bando y de otro desean fervientemente conculcar.

En España, tras los ambiguos resultados del 28 de abril, tenemos una primera oportunidad de corrección el 26 de mayo. Veremos ahora si un número suficiente de ciudadanos ha cobrado conciencia de lo que está en juego.

Más de este autor

De aquella bronca a una buena colaboración

«En cierto modo Kamala Harris es una versión femenina de Barack Obama: familia burguesa de alto nivel cultural, su negritud es relativa ya que es hija de profesores universitarios extranjeros, india y negro, sin antecedentes dentro de la población descendiente de los esclavos»

Opinión

El «cortafuegos» que no lo es

«No olvidemos que el PSOE es un partido republicano que firmó hace medio siglo una constructiva tregua con la Monarquía, pero que no se va a dejar la vida en ello»

Opinión

Más en El Subjetivo

Paco Reyero

Kamala Harris, el origen y mucho más

«En la política (y probablemente más en la política norteamericana) todo es pasajero: recuérdese el rechazo de George Bush padre a Ronald Reagan, del que luego fue fiel vicepresidente dos mandatos y sucesor presidencial»

Opinión

Ferran Caballero

Que gane el campeón

«Lo que celebra Nike, lo que celebra el progresismo, ya no es el progreso sino el presente, con todas y cada una de sus contradicciones y por muy terribles e injustas que puedan ser»

Opinión

Lea Vélez

La fama alcanzable

«La fama es un tema enorme, un asunto extraño, una frontera narrativa. No se ven igual las cosas desde aquel lado de la fama, desde el mundo del famoso»

Opinión

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión