Jordi Bernal

Otro oasis que no era

«Veremos si la ofensiva de las elecciones —que la encierra a solas con Vox— le vale a Ayuso una cómoda mayoría absoluta»

Opinión

Otro oasis que no era
Foto: zipi| EFE
Jordi Bernal

Jordi Bernal

Periodista a su pesar y merodeador de librerías y cines. Autor del libro de crónicas Viajando con ciutadans (Ed. Triacastela, 2015)

En el oasis madrileño pintan bastos. Ayuso, la Thatcherita cheli, nos había vendido una tierra prometida de libertades sin mácula y parece ser que, tras el cartón piedra de la producción hollywoodiense a escala Twitter, no hay más que la villa y corte de toda la vida. Con sus grandezas y miserias, sus abrazos sonrientes y sus puñaladas traperas. La prosa sonajero de la derecha mediática ha cantado las bondades de la dama de hierro versión mesetaria y 2.0 como recio dique de contención frente a delirantes invasiones de hordas comunistas y bolivarianas. Esfumada Esperanza Aguirre, Ayuso representa el desparpajo de un liberalismo entendido como barbarie de mercado y desprotección social. Al final y al cabo, sostienen los nuevos sabios de la cosa en caracteres contados, algo habrán hecho los pobres por serlo en la exuberante ciudad de las oportunidades a granel.

El discurso de Ayuso mira por el rabillo del ojo a Cataluña, más concretamente a Barcelona, ciudad que no vive su mejor momento, pero que por tradición ha compatibilizado libertad auténtica y marítima con aquello que antaño se conocía por justicia social, reparto mínimamente equitativo y socialdemocracia sensata. Para la derecha desacomplejada más que un oxímoron el binomio se trata de un sacrilegio imperdonable. La libertad debe ser competitiva, selvática y desregularizada. Y así nos va. De ahí que, en una suerte de nacionalismo inverso, haya construido un argumentario basado en la supuesta superioridad de su proyecto madrileño frente a cualquier propuesta de convivencia social que no hinque rodilla ante sus principios ideológicos. Madrid Bien Supremo y esencia de españolidades atávicas; todo lo demás el Mal disgregador.

Veremos si la ofensiva de las elecciones —que la encierra a solas con Vox— le vale a Ayuso una cómoda mayoría absoluta que le permita campar a sus anchas sin el lastre de Ciudadanos, a los que la jugada murciana los puede dejar a un paso de la extremaunción. Todo será fenomenal, qué duda cabe. Y la culpa, si la cosa no funciona, de los otros: esos eternos perdedores.

Más de este autor

Una mesa sin diálogo

«La cosa pinta a un paripé que tiene como objetivo seguir mareando la perdiz y asegurar la legislatura de Sánchez»

Opinión

Más en El Subjetivo

Jacobo Bergareche

Vosotros (los hombres)

«Lamentablemente hemos vuelto a una época en que el valor y la pertinencia de una historia, venga de donde venga, queda velada por el género (y el color) del cuerpo de quien la escribe»

Opinión