Nicmer Evans

Otro premio nobel a la “no” paz

Santos no es tan santo. De la mano de Uribe, el pragmático Santos, para llegar al poder, bajo la más ramplona interpretación de “El Príncipe” de Maquiavelo, bombardeo Ecuador, estuvo a punto de hacer la guerra con la Venezuela de Hugo Chávez, e hizo una operación de rescate al mejor estilo de Hollywood, con asesores directos de los mejores estudios.

Opinión

Otro premio nobel a la “no” paz
Nicmer Evans

Nicmer Evans

Politólogo, M.Sc. Psicología Social, comunicador alternativo, Director de Visor 360 Consultores. Marea Socialista.

Santos no es tan santo. De la mano de Uribe, el pragmático Santos, para llegar al poder, bajo la más ramplona interpretación de “El Príncipe” de Maquiavelo, bombardeo Ecuador, estuvo a punto de hacer la guerra con la Venezuela de Hugo Chávez, e hizo una operación de rescate al mejor estilo de Hollywood, con asesores directos de los mejores estudios.

Hoy, como a Obama, se le da un premio Nobel a la paz que es una burla a la lógica mundial, y a Gandhi nunca se lo dieron… La paz en Colombia no se ha consumado, porque un acuerdo de cúpulas, de espalda al pueblo colombiano fue rechazado no sólo por un “no” electoral, sino por el desprecio de más del 60% de los colombianos que decidieron no ir a votar, y unos votos nulos que determinaron el resultado.

No podemos quitar mérito a Santos, ha hecho un esfuerzo que ha logrado colocar más cerca a Colombia de la paz, pero sus méritos son como consecuencia de una puesta en escena que muy poco tiene hoy que ver con lo que piensa la mayoría del pueblo colombiano, y ahí coincide plenamente con Uribe Vélez.

Lo que aspiraríamos los mortales es a que la paz hoy pudiese ser reconocida por logros concretos y no por “buenos” deseos, que la paz pueda ser enaltecida por valores supremos y trayectorias solo un poco más coherente… quizá estoy pidiendo mucho, pero mejor pedir que callar o morir.

Más de este autor

El “No” y la abstención colombiana

Desde afuera de la realidad e idiosincrasia colombiana, el “NO” parecía imposible, parecía insólito. De primera vista, era como estar en contra de la paz, y eso es totalmente irracional, aunque sin embargo en nombre del bien se ha hecho en la historia mucho, pero mucho mal. 

Opinión

La estafa de Tintori a Madrid

El 7 de junio de este año, en la madrileña Plaza del Sol, se realizó una jornada de “ayuda humanitaria” para recoger medicamentos para Venezuela, donde estuvo Lilian Tintori y algunos políticos españoles en campaña. Hoy Venezuela requiere de medicamentes sin duda alguna, ya que simplemente desaparecieron de los anaqueles de las farmacias, así que este llamado conmovió a Madrid, que se desbordó en solidaridad, llegando a acumular, algunos dicen que 7, otros que sólo 1 tonelada, pero seguro lo suficiente para expresar tan inmensa solidaridad ante un problema real: no hay divisas en Venezuela para comprar medicinas, pero si para montar una cumbre de los Países No Alineados o para seguir pagando la deuda externa a los tenedores de bonos.

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

Thatcher y el capitalismo utópico

«Lo único que hizo aquella mujer fue extender el certificado oficial de defunción de un orden social y económico, el del corporativismo británico nacido tras la Segunda Guerra Mundial, que los propios laboristas de la época, encabezados por Callaghan, habían reconocido ya inviable»

Opinión

Daniel Capó

En un plató

«Las grandes palabras suscitan emociones aún mayores ocultando así el espacio vacío de la política: ese gran fracaso colectivo que consiste en preferir vivir confortablemente en un plató de televisión antes que asumir el peso de una responsabilidad sin ira»

Opinión