Laura Fàbregas

Pena, ninguna

Mucha gente de buena fe ha visto las imágenes de viejecitos ensangrentados tras los golpes de la Policía Nacional y se ha indignado. Mucha gente con corazón ha pensado que esa viejecita afable podría ser su abuela o su tía y se ha indignado. Las imágenes han jugado siempre un papel importante en los conflictos políticos. Clint Eastwood lo explica bien en Banderas de nuestros padres. La foto del levantamiento de bandera en Okinawa sirvió para emocionar a la sociedad americana y que contribuyeran así a financiar la guerra. Otra de las imágenes que ha quedado grabada en la retina de una generación es <em>The Terror of War</em>, protagonizada por una niña vietnamita que corre desnuda tras el lanzamiento de un napalm por parte del Ejército de Estados Unidos. Esa foto valió un Premio Pulitzer.

Opinión

Pena, ninguna
Foto: ALBERT GEA| Reuters
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

Mucha gente de buena fe ha visto las imágenes de viejecitos ensangrentados tras los golpes de la Policía Nacional y se ha indignado. Mucha gente con corazón ha pensado que esa viejecita afable podría ser su abuela o su tía y se ha indignado. Las imágenes han jugado siempre un papel importante en los conflictos políticos. Clint Eastwood lo explica bien en Banderas de nuestros padres. La foto del levantamiento de bandera en Okinawa sirvió para emocionar a la sociedad americana y que contribuyeran así a financiar la guerra. Otra de las imágenes que ha quedado grabada en la retina de una generación es The Terror of War, protagonizada por una niña vietnamita que corre desnuda tras el lanzamiento de un napalm por parte del Ejército de Estados Unidos. Esa foto valió un Premio Pulitzer.

El Govern de Puigdemont está buscando la imagen que hoy lunes abra las portadas de la prensa internacional y les sirva para sus objetivos políticos. El relato y la imagen la tenían ganada de antemano, tanto si se celebraba el referéndum y anunciaban el resultado como si la policía cargaba contra los manifestantes pacíficos convocados a votar. Pero, como dice Arcadi Espada, el método pacífico no es el método científico. La falacia es pensar que el pacifismo permita, justifique y legitime actos ilegales. El Estado no ganará la imagen ni el relato, pero sí la razón sobria de la democracia. El cinismo de Pablo Iglesias le lleva a criticar las porras democráticas del Estado, pero calla cuando en Venezuela son los demócratas los que reciben disparos –y no porrazos– de una dictadura.

Se podrían haber evitado esas imágenes si el Estado hubiera actuado en el instante en que Puigdemont se saltó las leyes democráticas en la última sesión parlamentaria. Pero, lo siento, no me da ninguna pena ver a manifestantes saliendo a porrazos. Son ciudadanos libres, mayores de edad y hay que presumir que saben a lo que se exponen. ¿O piensan que los actos “heroicos” ilegales salen gratis?

Todo es muy reciente y el bombardeo mediático no nos deja ver el bosque. Pero si hay que elegir una imagen hay otra: la de la policía democrática intentando proteger a un niño de la irresponsabilidad delictiva de su padre.

Más de este autor

La envidia

«No hay duda de que el paso del tiempo y el mal envejecer puede acabar con la reputación de muchos»

Opinión

Qué bien no ser así

«Si los partidos recurren tanto a Twitter, con ejércitos de bots incluidos, es para intentar modelar la opinión pública en función de su agenda política»

Opinión

Más en El Subjetivo