Inigo Navarro

¿Pinta bien George W. Bush?

George W. Bush es un outsider en toda regla. Lo más importante del outsider no es la técnica, sino su temperamento y su mensaje. Otra cosa no, pero lo que tenga George que decir le interesa a todo el mundo.

Opinión

¿Pinta bien George W. Bush?

George W. Bush es un outsider en toda regla. Lo más importante del outsider no es la técnica, sino su temperamento y su mensaje. Otra cosa no, pero lo que tenga George que decir le interesa a todo el mundo.

Querido público intelectual,

Tengo un amigo artista que se mea en las kawasakis de los moteros del puerto de la Cruz Verde buscando que le den una paliza. A veces lo consigue, entonces se fotografía las heridas, se las envía a su galería de Colonia y ésta a su vez le devuelve un importante capital. Hoy ya nadie entiende nada y los que menos los especialistas. Las vanguardias desaparecieron hace mucho tiempo y solo quedan las tendencias. A falta de referencias culturales, las instituciones y coleccionistas se pirran por los outsiders.

George W. Bush es un outsider en toda regla. Lo más importante del outsider no es la técnica, sino su temperamento y su mensaje. Otra cosa no, pero lo que tenga George que decir le interesa a todo el mundo, a detractores y partidarios (su mujer y sus hijas), y lo de su temperamento… digamos que es un hombre visceral.

¿Qué lecturas podemos obtener de esos enigmáticos retratos de grandes estadistas? ¿Odia a Ángela Merkel? ¿Ha pintado mal a Putin por comunista o porque el lienzo lleva encriptado un importante mensaje para la CIA? O dejándome llevar por teorías conspiratorias… ¿No será un nuevo y maléfico plan para conquistar Irak? Esta vez culturalmente, dominando las mentes Iraquíes con una genuina y americana pintura Pop.

En fin, qué quieren que les diga de Bush, ¿qué pinta como un pie? Pues sí, pero eso no tiene ninguna importancia; si me apuran, de cara al mercado le vendría bien hacerlo aun peor. Lo verdaderamente importante es que llevó a cabo una performance llamada “Búsqueda de armas de destrucción masiva”. Eso puede ser un soplo de aire fresco en un mundo necesitado de nuevos y sorprendentes talentos. En este caso me da la sensación de que estamos delante de un “fenómeno”.
¡Compren!

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Tener hijos no te hace mejor

«Ser padre es tan egoísta como no serlo. Y además los hijos pueden convertirse en un escaparate de nuestras virtudes, ‘sparring’ de nuestras frustraciones, explicaciones de nuestros fracasos, o, lo peor, nuestro proyecto vital»

Opinión