Leticia Dominguez

Poesía futbolística

Pocas cosas hay más bonitas que un balón con estrellas en el centro del campo al son del himno de Tony Britten mientras la noche cae bajo toda Europa.

Opinión

Poesía futbolística

Pocas cosas hay más bonitas que un balón con estrellas en el centro del campo al son del himno de Tony Britten mientras la noche cae bajo toda Europa.

Si el fútbol es bonito, la Liga de Campeones es la máxima potencia del espectáculo. Pura poesía futbolística. Pocas cosas hay más bonitas que un balón con estrellas en el centro del campo al son del himno de Tony Britten mientras la noche cae bajo toda Europa.

Nadie esperaba un Schalcke 04 marcando cuatro goles en el Santiago Bernabéu mientras Cristiano Ronaldo pedía la hora al grito de ¡Qué vergüenza! Como pocos imaginaron el partido que brindaron el Chelsea y el PSG o Mourinho y Blanc. O para ser más justos Thiago Silva.

Eso es la Champions League. Libretas y pizarras son emborronadas en banquillos y vestuarios por los entrenadores a sabiendas de que se juegan todo o nada: a vida o muerte. Ciento ochenta minutos de lucha y pundonor en el que no gana el mejor sino el que se deja todo sobre el verde. Todo para hacer bailar un esférico como si se tratara de la mejor poesía jamás compuesta haciendo de las asistencias el mejor paralelismo y de los goles la mejor metáfora. 

Y lo mejor aún está por llegar. Dos eliminatorias y una final para que un equipo escriba el mejor verso de su historia. Poesía futbolística.

Más de este autor

¿Se acabaron los aviones de papel?

Quiero hacer aviones de papel. Quiero coger un bolí y apuntar en una libreta a letra ininteligible lo que se me viene a la cabeza en el lugar más inhóspito de la manera menos esperada.

Opinión

Más en El Subjetivo

José Antonio Montano

Bienvenido, Bosé

«Ahora el tiempo nos ha traído a Bosé, que ya es como nosotros. No sé si a él le quedará el consuelo de que nosotros nunca fuimos como él, cuando brillaba»

Opinión