Marta Parreño Gala

Polvo y olvido

Y he aquí la respuesta cuando ya ni hay sangre, ni ojos, ni cabellos. Polvo entre el polvo, sin más, y bastante de olvido. Ni siquiera ese polvo de estrellas que algunos románticos se empeñan en creer que somos para consuelo colectivo de esta especie inconsolable.

Opinión

Polvo y olvido
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Y he aquí la respuesta cuando ya ni hay sangre, ni ojos, ni cabellos. Polvo entre el polvo, sin más, y bastante de olvido. Ni siquiera ese polvo de estrellas que algunos románticos se empeñan en creer que somos para consuelo colectivo de esta especie inconsolable.

Una calavera nos mira, con la cabeza inclinada, con toda la hondura y la oscuridad que su cráneo le permiten. Unida a unas cuantas vértebras y a un manojo de costillas, yace colocada respetando la forma de aquello que fue antaño, en realidad hace muchos antaños. Huesos marrones, finos y rompibles como papel, ordenados y vacíos, sin las vísceras que cubrieron entonces, nos recuerdan lo que somos cuando dejamos de ser, lo queda cuando ya no queda nada: un par de dientes y unos orificios negros que albergaron unos ojos que miraron y una boca que besó.

Un gran poeta se preguntaba, de la mejor manera que uno puede preguntarse algo, o sea con versos:

“¿Cómo seré yo
cuando no sea yo?
Cuando el tiempo
haya modificado mi estructura,
y mi cuerpo sea otro,
otra mi sangre,
otros mis ojos y otros mis cabellos”.

Y he aquí la respuesta cuando ya ni hay sangre, ni ojos, ni cabellos. Polvo entre el polvo, sin más, y bastante de olvido. Ni siquiera ese polvo de estrellas que algunos románticos se empeñan en creer que somos para consuelo colectivo de esta especie inconsolable.

Más de este autor

La pureza y las mujeres

16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

Opinión

Oda a las cosas

Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

El sí de las niñas

«Lo que deja entrever el texto del proyecto de ley es una concepción absolutamente puritana del sexo, una idea alejada de lo que debería ser la visión de las relaciones sexuales en el siglo XXI»

Opinión

Carlos Mayoral

Opiniólogos

«La democratización de la opinión que han traído consigo las redes sociales implica que todo personaje, sea público o no, sea futbolista o ingeniero, prometida o cuñado, vaya ligado al juicio que exhiba»

Opinión