Javier Capitan

Pólvora terapéutica

Sería tontería plantarle cara a la “mascletà” de igual a igual cuando es obvio que tiene todas las de ganar. Así que, en los dos últimos minutos, los dedos han salido al rescate de los oídos evitando que los “masclets” explotaran en el interior de mi cabeza.

Opinión

Pólvora terapéutica

Sería tontería plantarle cara a la “mascletà” de igual a igual cuando es obvio que tiene todas las de ganar. Así que, en los dos últimos minutos, los dedos han salido al rescate de los oídos evitando que los “masclets” explotaran en el interior de mi cabeza.

Nada más acabar me he realizado un autochequeo de urgencia. Todo parecía en orden: la cabeza sobre los hombros, acaso con algún pelo menos (esa batalla ya está perdida), brazos y piernas en su sitio y todo ello a pesar de haber levitado durante unos interminables segundos. La comprobación de que los órganos internos estaban en su sitio resultaba más compleja, pero algo debía estar desubicado a tenor de la sensación vivida de que todo se removía en mi interior. El hígado porfiaba por recolocarse mientras los riñones se intercambiaban de lado. No cabe duda de que los pulmones en algún momento han estado boca abajo ni de que el corazón ha producido latidos inversos mientras otros órganos bailaban espasmódicamente al ritmo del maestro que dirigía la explosiva orquesta. No sé si la columna ha llegado a estirarse hasta el punto de aliviar la presión de la hernia discal, pero, si no ha sido así, poco le habrá faltado.

En inicial chulería, he aguantado los primeros embistes contra los tímpanos como un campeón. Al fin y al cabo, uno es valenciano consorte y padre de valenciano, y, de alguna manera, había que mantener el prestigio de la familia. Pero entre el prestigio y el sostén familiar, me he decidido por ésto último cuando he visto asomar el tímpano izquierdo por la oreja derecha y viceversa. Uno se gana parte de los cuartos por la capacidad del oído para captar matices de voces ajenas para luego reproducirlas. Sería tontería plantarle cara a la “mascletà” de igual a igual cuando es obvio que tiene todas las de ganar. Así que, en los dos últimos minutos, los dedos han salido al rescate de los oídos evitando que los “masclets” explotaran en el interior de mi cabeza.

De lo que estoy seguro es de que los terremotos de la “mascletà” han trabajado por el bien de mis arterias. Es imposible que el colesterol adherido a las mismas no se desprenda ante semejantes sacudidas vibratorias. Habrá que encargar un estudio sobre el poder terapéutico de la pólvora, al menos en su uso valenciano. Esta noche no me tomo las pastillas.

Más de este autor

Pilotos en huelga

No todas las huelgas cuentan con el mismo respaldo social. Muy probablemente, la de los pilotos de Lufthansa sea de esas que cuentan con un escaso apoyo de la población.

Opinión

Una obra póstuma de Berlanga

“¿Os creías que iba a dar marcha atrás, eh? Pues os vais a enterar, porque voy a hacer mi consulta. ¡Toma! ¡Toma! A ver con qué cara os quedáis ahora”. Esta es mi traducción libre al castellano de inicio del discurso del President.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Escritoras, subcategoría literaria

Ayer era el día de las escritoras, se celebra el lunes más cercano al 15 de octubre, día de la muerte de Teresa de Ávila. En El libro de la vida, sus memorias escritas aprovechando que le piden una confesión que sea una explicación clara de las “mercedes” que le ha hecho el Señor. Y ella […]

Opinión

Arman Basurto

Patrias

«Todos, en mayor o menor medida, jerarquizamos el valor de la vida en base a unos parámetros personalísimos»

Opinión