Roberto Herrscher

Ponerse en la piel del muerto

Hasta ahora, la estrategia de hacerse el muerto para concientizar a la ciudadanía era una especialidad de los defensores de los derechos de los animales: todos hemos visto a esos manifestantes desnudos o casi, pintados de rojo, haciendo el papel del toro torturado y asesinado en la plaza, o manifestándose contra las peleterías. Después vinieron los defensores de los derechos humanos de víctimas en guerras lejanas. Ahora son los ahogados en las playas.

Opinión

Ponerse en la piel del muerto
Roberto Herrscher

Roberto Herrscher

Periodista, licenciado en sociología y profesor universitario. Master en Periodismo por la Universidad de Columbia y posgrado del Instituto para el Desarrollo de Periodismo Internacional de Berlín (IIJB), reside en Barcelona, donde dirige el Master de Periodismo BCNY.

Hasta ahora, la estrategia de hacerse el muerto para concientizar a la ciudadanía era una especialidad de los defensores de los derechos de los animales: todos hemos visto a esos manifestantes desnudos o casi, pintados de rojo, haciendo el papel del toro torturado y asesinado en la plaza, o manifestándose contra las peleterías. Después vinieron los defensores de los derechos humanos de víctimas en guerras lejanas. Ahora son los ahogados en las playas.

La semana pasada, 117 personas fueron encontradas en una playa de Libia. Se habían ahogado intentando llegar a Europa. El mar escupió sus cuerpos.Dos periodistas de Cádiz, Sara Cantos y José Luis Sánchez Hachero, decidieron que mostrar las fotos, denunciar, acusar, lamentarse, ya no era suficiente. Y juntaron a unos cincuenta voluntarios para que se desparramaran por una playa gaditana, Santa María del Mar, regada por el sol de comienzos del verano.

«Como periodista, cuando esta semana vi la noticia de los 117 cadáveres de refugiados pensé: ‘¿Cómo hubiéramos reaccionado ante esa foto de los cuerpos tendidos en la playa libia si hubieran ido vestidos con corbata, con una camiseta del Cádiz, o como tú y yo?'», dijo Sara Cantos a sus colegas, que cubrían esta ‘performance’. Las fotos de los voluntarios, tirados en la playa como si estuvieran muertos, se pueden ver en el blog de José Luis, que se llama ‘Los mundos de Hachero‘.

El emotivo relato de Cantos y Hachero está escrito en la segunda persona del singular. El ahogado eres tú. “Quieres pedir ayuda pero no puedes porque los brazos palmean sin sentido tratando de mantenerte fuera del agua. Pareciera que tratas de subir una escalera de piscina pero, ¡no!, no hay escalera alguna: en realidad no hay nada, sólo agua. No es mucho tiempo, entre veinte y sesenta segundos, pero es un momento de suma angustia. Finalmente, la víctima se sumerge para no volver a salir. ¡Pero no estás muerto aún!”

Los voluntarios son blancos, europeos, van vestidos de calle, como nosotros. Son nosotros. No se desnudan ni se disfrazan ni se pintan de colorado. Parecen dormidos, como aquel niño Aylan que el mar dejó en la arena en setiembre del año pasado. El efecto en primer lugar es de extrañeza y de reconocimiento: esto, este terrible asesinato colectivo, lo estamos sufriendo todos. Después, la culpa: vivimos en un continente que cierra sus puertas y obliga a los desesperados a jugarse la vida en la lotería de las pateras.

Y al final, comprendemos: si somos a la vez los muertos y los culpables, esto es un suicidio colectivo. En Cádiz, dos periodistas montaron un simulacro. ¿Cuándo nos daremos cuenta de que esto es de verdad?

Contexto

    Más de este autor

    Roger Moore y los actores de nuestra vida

    Uno no elige a su agente 007. Es el que le toca a su generación. La generación de mi padre creció con el James Bond del elegante y desacomplejado Sean Connery. La de mi hijo, con el complejo, traumatizado, posmoderno Daniel Craig.

    Opinión

    Treinta mil

    Te queman la casa. Te tiran el auto al mar. Te roban todo lo que tienes. Esconden los documentos. Te niegan la información del catastro, de tu situación laboral y fiscal. Y te hacen responsable de decir exactamente cuánto valía lo que te robaron, lo que te destruyeron, lo que te escondieron. Y si das un número aproximado, te acusan de no decir con exactitud cuánto fue. “Está diciendo más; es que quiere ganar plata con esto. Calcula en su beneficio”.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Daniel Capó

    Ser padres

    «La paternidad consiste en volver a aprender para terminar sabiendo algo más que al principio»

    Opinión