Jesús Nieto

Por octubre, era octubre

Recordaremos estos días de octubre. Siempre. Desde la Brañosera de mi alma a la Málaga de mi chica. Recordaré siempre la inquietud, las camisas blancas, los sepulcros blanqueados que pidieron diálogo como en una proclamación de que el 'paniaguado' tiene derecho a existir: todos bajo el manto de Carmena y Colau, que no sé si son ya una y trina con el alcalde de Zaragoza en medio. Y la manifestación de Barcelona, donde hasta Borrell se comió el himno de Manolo Escobar. En mi alma quedará la proclamación 'sietesegundina' de Puigdemont. Y el melón de la Constitución, abierto, de nuevo, para contentar a los sediciosos que dentro de diez minutos serán pactistas: cuando sople la inmunidad y vuelva a correr la puerta giratoria del Majestic.

Opinión

Por octubre, era octubre
Foto: ERIC GAILLARD| Reuters
Jesús Nieto

Jesús Nieto

Escritor, periodista, actor de doblaje y madrileño por narices. Ciclista de a diario. Blanco o colchonero según la digestión. Romántico rompedor de los tópicos.

Recordaremos estos días de octubre. Siempre. Desde la Brañosera de mi alma a la Málaga de mi chica. Recordaré siempre la inquietud, las camisas blancas, los sepulcros blanqueados que pidieron diálogo como en una proclamación de que el ‘paniaguado’ tiene derecho a existir: todos bajo el manto de Carmena y Colau, que no sé si son ya una y trina con el alcalde de Zaragoza en medio. Y la manifestación de Barcelona, donde hasta Borrell se comió el himno de Manolo Escobar. En mi alma quedará la proclamación ‘sietesegundina’ de Puigdemont. Y el melón de la Constitución, abierto, de nuevo, para contentar a los sediciosos que dentro de diez minutos serán pactistas: cuando sople la inmunidad y vuelva a correr la puerta giratoria del Majestic.
No nos engañemos, España ha respondido en el abismo, al borde. Cuando han saltado las costuras últimas del sentido común. Durante este tiempo se ha visto crecer y foguearse a Anna Gabriel, que en su vida se vio en tal y tan placentero aprieto: de la comuna al parlamentarismo en vaqueros y esa camiseta negra, parda, con cercos que suponemos de sudor obrerista, feminista, callejero y liberador. Ni a un señor redundante ya desde el apellido, Puigdemont, que ha cumplimentado el sueño catalán -y por ende, español- de unos meses de gloria y su nombre inscrito en la Historia. Que lo que tenga que pasar, ya pasará.
He visto cosas que no creería sin Iniesta; balcones con mi bandera, un sentimiento improvisado pero viejo: España sin más. Y España entera en BCN. Ese sentimiento, el español, que anida en las habitaciones últimas de la sangre y que rebrota los días de ‘rauxa’ y secuestro.
Fueron días de octubre, y a los autónomos nos dieron por retambufa, pero callamos -por patriotismo- nuestras demandas. Hizo sol hasta en el Norte, continuó la pertinaz sequía, celebramos a la Virgen del Pilar con más pasión que nunca. España volvió a encontrarse gracias a un señor de Gerona -generoso para algunos- y a las patatas plurinacionales que se sembraron el miércoles en San Jerónimo. El tiempo corrió. Unas cuperas saltaron en Madrid al socaire de un cartel literario. El jueves se leyó el BOE como si fuera el MARCA.
Qué días, octubre del presente. Ay

Más de este autor

Simón el Almendrita

«Simón marca tendencia y, con Sánchez, se nos confirma que lo peor puede estar por venir»

Opinión

Que viva el 8-M, dice Pdro

Sánchez se salva a sí mismo, a las mentiras de Marlaska y a su ‘enmierdamiento’ de la Guardia Civil, envuelto en el feminismo

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

Vuelta al cole

«La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

Opinión

Jordi Bernal

'The Wire' en Twitter

«Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

Opinión

Nuria Val

Podemos y su ofensiva contra el Rey

«Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

Opinión