Rafael Palacios

¿Por qué decapitan a periodistas?

El terrorismo no existiría sin los medios de comunicación de masas. Su alumbramiento coincide con el comienzo de la prensa escrita y todos los estudiosos de la semiótica coinciden en que, como “hecho comunicativo” necesita de su exposición en los medios de comunicación para lograr su objetivo.

Opinión

¿Por qué decapitan a periodistas?

El terrorismo no existiría sin los medios de comunicación de masas. Su alumbramiento coincide con el comienzo de la prensa escrita y todos los estudiosos de la semiótica coinciden en que, como “hecho comunicativo” necesita de su exposición en los medios de comunicación para lograr su objetivo.

El terrorismo no existiría sin los medios de comunicación de masas. Su alumbramiento coincide con el comienzo de la prensa escrita y todos los estudiosos de la semiótica coinciden en que, como “hecho comunicativo” necesita de su exposición en los medios de comunicación para lograr su objetivo; aterrorizar a la población y así, vencerla, por des-moralización.

Digo que es el terrorismo es un hecho moderno pero en realidad, obviamente, el terror asociado a la tortura y a los asesinatos crueles se viene repitiendo desde tiempos remotos, señal de que quienes realmente gobiernan son los mismos (puesto que sus métodos son iguales).

El problema del acto terrorista actual, que se refugia en el anonimato o en una autoría realmente dudosa, es saber descifrar quién y por qué lo hacen; es decir, cuál es su mensaje real.

Con pocos medios, cualquier degenerado puede hacer unos vídeos como los que están mostrando las decapitaciones de periodistas y hablar en nombre de un supuesto “grupo de fundamentalistas islámicos”.

Hoy día no cabe duda alguna de que Arabia Saudita, Gran Bretaña, Estados Unidos e Israel, entre otros, han formado y financiado a estos grupos de descerebrados que aparentan hablar en nombre del islam para combatir al grupo BRICS, encabezado por Rusia, que busca modificar el status quo internacional desde la promulgación de un sistema monetario no dominado por la usura y el desfalco organizado a través de los mercados, como actualmente.

Es en este orden de cosas desde dónde hay que preguntarse el sentido profundo de estas supuestas- decapitaciones de periodistas. Sin duda que el primer mensaje va dirigido a quienes están combatiendo contra esta fuerza sionista en Irak y Siria, pero la particularidad de que los asesinados sean periodistas parece ser un “recado” a los compañeros que pretendan contar la verdad sobre el “reseteo del sistema monetario” actualmente gestándose para que no relaten en sus medios de comunicación este benéfico suceso para la Humanidad.

Contexto

    Más de este autor

    Prohibido ganar esta guerra

    El problema es que ese enemigo está protegido por aquellos que los deberían combatir como ha sido demostrado por los documentos de Edward Snowden y un sinfín de declaraciones de militares y ex agentes de inteligencia norteamericanos.

    Opinión

    El Ser Humano juega a ser Dios

    En este comienzo del siglo XXI estamos asistiendo a una involución de la especie humana a conductas que creíamos superadas como las decapitaciones, el robo de mujeres, las violaciones en masa.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Aloma Rodríguez

    Vuelta al cole

    «La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

    Opinión

    Jordi Bernal

    'The Wire' en Twitter

    «Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

    Opinión

    Nuria Val

    Podemos y su ofensiva contra el Rey

    «Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

    Opinión