Gemma Bargues

Porno sí, porno no

¿Conoces a alguien que consuma porno? O mejor, directamente, ¿sueles ver tú este tipo de películas? Los tíos, ya sea en solitario o con amigos, seguramente hayáis pensando que sí, alguna vez. Ellas, nosotras, ni locas… eso es una guarrada, de depravados y obsesos sexuales. Para muchos, pensar en pornografía es imaginar a un hombre y una mujer (o varios, combinados entre ellos como sea) practicando sexo como animales en celo, a saco y sin más fin que el placer sexual llevado al límite.

Opinión

Porno sí, porno no
Gemma Bargues

Gemma Bargues

Periodista. Responsable de Proyectos en Connect-U. Imposible vivir sin pedalear.

¿Conoces a alguien que consuma porno? O mejor, directamente, ¿sueles ver tú este tipo de películas? Los tíos, ya sea en solitario o con amigos, seguramente hayáis pensando que sí, alguna vez. Ellas, nosotras, ni locas… eso es una guarrada, de depravados y obsesos sexuales. Para muchos, pensar en pornografía es imaginar a un hombre y una mujer (o varios, combinados entre ellos como sea) practicando sexo como animales en celo, a saco y sin más fin que el placer sexual llevado al límite.

Pues mira que suena poco fino el tema, pero aún así no me parece que la industria del porno sea cosa de viciosos, ni mucho menos que, de por sí, deba derivar en actitudes agresivas contra la mujer o en un aumento de casos de violaciones sexuales. Pensemos con el cerebro que tenemos arriba, no con el de abajo: ¿no será simplemente que la libertad con la que se acceden hoy en día a estos contenidos ha crecido de cero a cien en solo unos años?

El señor senador Todd Weiler, del estado de Utah (EEUU) sí ha tenido en cuenta esta nueva puerta abierta por el mundo digital para considerar que la pornografía podría ser una “amenaza contra la salud pública”, algo así como el tabaco pero en plan obsceno. Sí creo que fue peligroso pasar del antes (revistas y cine prohibido) al ahora (el ‘todo’ que nos ofrece lo online), pero no que de ahí vaya a nacer toda una horneada de potenciales violadores, ni que todos los que lo consuman porno deban hacerse adictos a él.

¿No estamos hartos de defender que la sexualidad es algo íntimo y propio de cada uno? ¿No nos encanta decir que ser homosexual es lo más digno del mundo y que las mujeres, sí, también nos podemos masturbar? Pues ver cine porno es una forma como otra cualquiera de vivir la sexualidad, cada uno como quiera, mientras no haga daño a nadie, claro está.

¿Qué me dices de uno de los negocios cada vez más potente en España? Resulta que en Internet hay un amplio mercado donde hombres compran bragas usadas de chicas que, al parecer, andan desesperadas con esto de la crisis. Bragas usadísimas, sucias, cuánto más mejor. Ah, compresas y tampones post regla también. Esto sí me parece enfermizo, peligroso y denunciable, se mire por donde se mire, señor Weiler.

Contexto

    Más de este autor

    Un milagro llamado Hope

    No hace mucho me dijo una amiga que ya estaba bien de escribir siempre sobre noticias malas; que por qué no me daba nunca por relatar historias bonitas, esas que te hacen sonreír con solo leerlas y que, aunque sea por un minuto, te alejan del vertedero informativo en el que se ha convertido este mundo, el de las noticias que venden. Véase terrorismo islámico o violencia de género. Aunque lo de vertedero también va por los “sálvames” y “deluxes” varios, claro.

    Opinión

    Dibujos que sanan

    Sus manos están manchadas de rotulador. No es sangre, pero como si lo fuera. Esas pequeñas manchas de color azul y rosa –también en su frente- no salen de un campo de batalla ni del cuerpo muerto o herido de nadie, pero como si lo fuera. Solo es una niña que no entiende de guerras, de acuerdos internacionales ni tampoco de disparos. Sí entiende –y en esto es más experta que muchos adultos- qué se siente siendo víctima de ellas, las guerras; hambre, sueño, frío, enfermedad, soledad, morriña, abandono, trauma.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Victoria Carvajal

    Vulnerables

    «Europa se encuentra atrapada entre el desafío de transformar su economía hacia fuentes de energía más limpias, su dependencia energética en las importaciones y la competencia de China e India en la demanda de fuentes de energía más verdes»

    Opinión

    Ricardo Dudda

    Enfoques de género

    «Casi ocho de cada 10 suicidios en el mundo son masculinos. La causa de muerte más probable en los hombres entre 20 y 49 años es el suicidio»

    Opinión