Jesus H. Cifuentes

Portada

Es inquietante este momento de la historia, en el que el Papa Francisco es el payo más popular e influyente de la actualidad, portada de la revista “Time” y la revista “Rolling Stone”, que lo declara “personaje del año”.

Opinión

Portada

Es inquietante este momento de la historia, en el que el Papa Francisco es el payo más popular e influyente de la actualidad, portada de la revista “Time” y la revista “Rolling Stone”, que lo declara “personaje del año”.

Es inquietante este momento de la historia, en el que el Papa Francisco es el payo más popular e influyente de la actualidad, portada de la revista “Time” y la revista “Rolling Stone”, que lo declara “personaje del año”. Y no siendo seguidor de esas publicaciones, comprendo la portada del Time, pero de la de Rolling, hace que se me caigan “los palos del sombrajo”, porque está claro que el tratamiento de la música al día de hoy por parte de los medios, ya no es lo que era.

El caso es que este tipo simpático y popular que ha ocupado el trono de la iglesia católica contra todo pronóstico, después del reguero de sangre que había dejado el Papa Benedicto “Ratzinger Z”, está en el punto de mira de todos los objetivos del planeta, y parece que le hace sombra al propio Justin Bieber.

Quizá sea por eso que Obama, otro de los que cotizan alto en esa batalla por tener “millones de amigos” en Twiter o Facebook, esté haciéndole una visita a domicilio en el Vaticano, para hablar de “inmigración y desigualdad social”, temas que tanto el gobierno de los EEUU y la Iglesia católica de Roma dominan por el ejercicio continuo de pisoteo que hacen sobre ellos. Pero el asunto real es que la foto de los dos tipos juntos es sumar dos grandes centros de gravedad en las redes sociales.

Me meo pensando en la marea de seguratas de uno y otro capo mezclados y camuflados entre sí. Tiene que ser un curioso baile de sotanas, gafas de sol y americanas negras sobre crujiente musculado.

El otro día parece que Obama tuvo que despedir a tres elementos de su servicio secreto presidencial, por ponerse ciegos en Ámsterdam, en esta “gira europea”. A ver a dónde les llevan de mambo los curas……… seguro que es portada otra vez en la “Rolling”.

Más de este autor

La resistencia

En esta maraña de locura en que la filosofía dominante es “Sálvese quien pueda” podemos presenciar ojipláticos cualquier tipo de barbaridad, y no pestañear ante las atrocidades más sangrantes del abuso de unos contra otros. La justicia universal es un artículo de lujo que brilla por su ausencia mientras la caja registradora siga cantando su canción, está claro.

Opinión

La cuidadora de Rajoy

Es cosa común ya en los noticieros encontrarnos con que han hallado el cuerpo de un anciano o anciana en su domicilio ya en estado de putrefacción, dado que tras su fallecimiento nadie ha acudido en su búsqueda para nada, hasta que el olor alerta al vecindario, que llama a la policía para ver qué es lo que ocurre.

Opinión

Más en El Subjetivo

Antonio García Maldonado

Democracy in a State of Hypochondria

«A democracy in crisis is, above all, a democracy that does not perceive itself to be in crisis. That is why a healthy democracy looks more like a democracy suffering a bout of hypochondria rather than an apparently muscular and glossy specimen, boasting low levels of cholesterol»

Opinión