The objective

El Subjetivo

Opiniones libres de algoritmos

Opiniones libres de algoritmos

Postal sociata

Un descalzaperros asola Europa entero, un descalzaperros asola el socialismo, esta Celtiberia de trapillo, que canta Emilio Arnao, y hasta el cuerno de la abundancia del que yo mismamente no mamé ‘nasti’. Las siglas no son las que fueron, y donde el bacalao fundacional hoy sólo pasean nostálgicos y despistados.

El partido transversal le decían al Partido Socialista Obrero Español, y ahora, en medio año, el sorpasso, el infartasso, el susanasso y una retahíla de descosidos que van de Cataluña a Sevilla con parada y meada en Madrid. Desmontar un partido y un pijo, Pdr, henchido de populismo. Ésa es la postal del socialismo en estos días. A Javier Fernández le han dado las navidades, pues a nadie le gusta gestionar un caos con navajas, que es el PSOE, éste, que se va pareciendo cada vez más a España en eso de gestionar con odio la nada. El militante socialista prefiere a  Pedro Sánchez, que volverá como McArthur. Y ahí lo veremos ruteando España, la España de las nacionalidades y otros inventos. Por otra parte Susana, que no es que coja el AVE, es que estadísticamente pasa más por Puertollano que por Écija según cálculos de funcionarios no afines de la cosa. Y el PSOE, entretanto, sin coser ni cosernos.

Y Fernández, de la Gestora, quemado ya de algo, el PSOE, que se ha gripado un punto más del deseado.

Lo cual que Iglesias, como Camilo José Cela, tiene gran capacidad de absorción: primero Garzón, después ya Sánchez. La crónica del PSOE es una tragedia griega desde que Cebrián no les pone firmes, ni les pone el faldón.

La cara de Fernández lo dice todo. Pasaba por ahí y probó la hiel de lo que fue la socialdemocracia en Iberia. Nunca se aprende a morir, que diría -o no-  Raúl del Pozo.

Más de este autor

Coplillas antes del fallo

"Cuando salga la sentencia habrá telediarios, imágenes de archivo, contenedores ardiendo, Europa respaldando nuestra democracia. Mucho de lo que era sólido -que diría el otro- se pondrá a prueba"

Más en El Subjetivo

Los trece votos

La vergüenza que uno siente al ver cómo se falsea de esta forma el pasado es, me temo, directamente proporcional al rédito electoral que estas prácticas suponen. Cuanta más vergüenza, más voto.