Ramon Gonzalez Ferriz

Predicciones

La predicción es una de esas cosas que los humanos hacemos porque sentimos la necesidad de hacerlas, no porque sean muy fiables

Opinión

Predicciones

La predicción es una de esas cosas que los humanos hacemos porque sentimos la necesidad de hacerlas, no porque sean muy fiables

A los seres humanos nos encanta hacer predicciones. A lo largo de la Historia hemos gastado mucho dinero y tiempo en ello y hemos otorgado un gran estatus a los profesionales de la predicción. Antes eran augures y brujos –algunos de ellos siguen en el negocio– y hoy son gente aparentemente más seria como economistas y analistas.   

¿Qué tiempo hará y cómo será la cosecha? ¿En qué debo invertir? ¿Cuál será la situación política el año que viene? Son preguntas lógicas, pues de ellas depende la fortuna o la ruina de muchos, y es normal que queramos saber qué sucederá para poder así actuar en consecuencia: Vender o comprar, invertir o ahorrar, irnos o quedarnos. Sin embargo, en todo esto hay un pequeño problema, y es que los seres humanos somos muy malos haciendo predicciones. Y lo que es peor: Los expertos en predecir el futuro son casi igual de malos que el resto de nosotros.

En un estudio célebre estudio (*), el profesor de psicología Philip Tetlock planteó a trescientos reputados analistas políticos y económicos que hicieran predicciones sobre el devenir del mundo. ¿Qué países se sumirían en crisis políticas y cuáles florecerían? ¿Mejoraría o empeoraría la economía de tal o cual región? ¿Dónde habría guerras? Al mismo tiempo, Tetlock formuló esas preguntas a  universitarios de primeros cursos. El resultado de la comparación fue que los expertos acertaban apenas un poco más que los veinteañeros. Pero Tetlock también comparó las respuestas de los expertos a otras generadas por azar. La conclusión: Los expertos acertaban solo un poco más que la pura casualidad.

A juzgar por los resultados habituales, la predicción es una de esas cosas que los humanos hacemos porque sentimos la necesidad de hacerlas, no porque sean muy fiables. Aunque claro, también es un gran negocio. Ninguna de las dos cosas, por supuesto, es mala. Pero deberíamos recordar las dos (**). 

 

(*) El estudio de Philip E. Tetlock, titulado ‘Expert Political Judgment: How God Is It? How Can We Know?’: <http://press.princeton.edu/titles/7959.html>

(**) Podcast sobre la «locura» de hacer predicciones: <http://freakonomics.com/2011/09/14/new-freakonomics-radio-podcast-the-folly-of-prediction/>

Más de este autor

Tecnología puesta

Aunque ahora nos parezca que la tecnologia «wearable» es una novedad, en realidad es muy vieja. Las gafas son tecnología y las llevamos encima desde por lo menos el siglo XIII.

Opinión

La comida y la guerra

La tecnología militar casi siempre acaba llegando a los civiles. Tal vez esta portentosa pizza de aspecto discutible sea algún día igual de eficiente para alimentarnos como las sardinas en escabeche.

Opinión

Más en El Subjetivo