Enrique García-Máiquez

Protoperiodismo

El repaso de The Objective a los últimos premios Pulitzer salvó de la riada del tiempo la fotografía ganadora de 2009. No la recordaba. Un obrero trata de rescatar a una mujer que ha caído a una presa. Los brazos de ella, casi desfallecidos, se ven entre la espuma. El rescatador alarga el suyo, enérgico, mientras cuelga de un arnés improvisado con cadenas.

Opinión

Protoperiodismo
Enrique García-Máiquez

Enrique García-Máiquez

Profesor, poeta, columnista, crítico, traductor, provinciano, aforista, diarista. Todo junto y demasiado revuelto.

El repaso de The Objective a los últimos premios Pulitzer salvó de la riada del tiempo la fotografía ganadora de 2009. No la recordaba. Un obrero trata de rescatar a una mujer que ha caído a una presa. Los brazos de ella, casi desfallecidos, se ven entre la espuma. El rescatador alarga el suyo, enérgico, mientras cuelga de un arnés improvisado con cadenas.

A diferencia de mucha fotografía que se resigna a testimoniar la desgracia o la desolación, en ésta hay una fuerza que resiste, una apología de la acción, un vértigo.

A menudo, el periodismo tiene que conformarse con dar fe, claro, pero eso no quiere decir que no prefiramos sumarle —cuando se pueda— también la esperanza y, por tanto, la caridad. Todo está en esta foto. Es el arquetipo de mi protoperiodismo. Si hablo más de política nacional que de política internacional, es porque sobre la de aquí podemos influir algo, aunque sea muy poco (a poco). Un análisis ha de arrojar una luz que pueda transformarse en una energía transformadora. Y si reincido periódicamente en el costumbrismo será para tratar de cambiar alguna costumbre y, sobre todo, por mantener otras que no tendríamos por qué perder en el río revuelto de los tiempos que corren. Mis artículos culturales no quisieran perder nunca la urgencia de que hay un humanismo que se ahoga.

Intento —colgando— alargar un poco más el brazo contra las aguas salvajes. Aquel obrero de 2009 hace un excelente escudo heráldico quijotesco bajo el que echarse sobre la actualidad. Aunque quién sabe si (con la escritura vemos como a través de un espejo) no soy yo el que necesita ser rescatado, y es lector el que me tiende una mano in extremis. Igual que en esos dibujos que producen ilusiones ópticas reversibles, un instante soy el socorrista; el otro, el socorrido, como en la vida.

Contexto

    Más de este autor

    La musa es la muerte

    Giulio Meotti, periodista de Il Foglio, sólo me escribe para preguntarme cosas de España cuando está muy perplejo. Es raro que un italiano, ¡con lo que son los italianos!, esté perplejo alguna vez por algo; y más si es periodista. Sin embargo, me llamó ayer. No le cabe en la cabeza que el Gobierno español ande […]

    Opinión

    No me veo

    «Ya no hacemos lo que nos obligan ni lo que nos apetece ni siquiera lo que nos divierte. Hacemos lo que sea fotogénico o susceptible de dar bien en un vídeo»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Ricardo Calleja

    Damas andantes en la Corte Suprema

    «Asistimos estos días a una auténtica apoteosis civil, de las que tanto necesita una república atribulada. Hay un acuerdo universal sobre su inteligencia, su quijotesco sentido de la justicia, y su encantadora humanidad»

    Opinión