Valentí Puig

Putin detiene el AVE

Indicios de conexión entre la CUP y la Rusia de Putin o sobre todo una implicación rusa en las tramas digitales del secesionismo catalán dan la medida de una toxicidad viral de conflicto programado que contrasta con el arcaísmo de un Puigdemont que, al modo de un conspirador decimonónico, busca refugio en feudos flamencos mientras en Cataluña el artículo 155 rehace de pies a cabeza la constitucionalidad.

Opinión

Putin detiene el AVE
Foto: Reuters TV| Reuters
Valentí Puig

Valentí Puig

Valentí Puig es escritor. Su último libro es el ensayo "Fatiga o descuido de España". Los médicos le prohiben todo lo que le gusta.

Indicios de conexión entre la CUP y la Rusia de Putin o sobre todo una implicación rusa en las tramas digitales del secesionismo catalán dan la medida de una toxicidad viral de conflicto programado que contrasta con el arcaísmo de un Puigdemont que, al modo de un conspirador decimonónico, busca refugio en feudos flamencos mientras en Cataluña el artículo 155 rehace de pies a cabeza la constitucionalidad. Para Cataluña el desprestigio es inconmensurable y se aceleró abruptamente el pasado miércoles cuando los grupos de choque antisistema pretendieron marcar las fronteras de la república catalana cortando el paso del AVE en Barcelona y Girona, además de colapsar los accesos con retenciones kilométricas de tráfico. Fue otro día negro para la Cataluña confiada en el imperio de la ley.

Si se confirma la compenetración entre las acciones antisistema y los intereses geoestratégicos de la Rusia de Putin quedaría corroborado una vez más el intento de desestabilizar la Unión Europea en provecho de ese sistema iliberal y depredador, presuntamente democrático pero en realidad controlado por la sinarquía del KGB. No es casual que, en el momento en que la Unión Europea se une ante la intensidad de la amenaza que es Putin, en Bruselas Carles Puigdemont solo tenga el apoyo de la extrema derecha europea, no en vano asistida por los recursos informáticos rusos y con financiación en el caso del partido de Marine Le Pen, entre otros. Para la CUP –de extrema izquierda- también hay soporte informático ruso vía redes chavistas, en la línea de lo que fue –según investiga el Capitolio- la ciber-intromisión contra la candidata Hillary Clinton o los apoyos directos o indirectos al partido eurófobo de Farage para impulsar la aprobación del Brexit.

Putin anda tramando una desestabilización de Occidente, con una participación en la guerra de Siria que ha impulsado olas migratorias en un momento de crisis europea y con un grado de influencia en Oriente Medio equiparable al que tuvo la Unión Soviética. En el fondo, el brujo maléfico del KGB está reescribiendo una doctrina de expansionismo ruso para el siglo XXI, a semejanza de la doctrina Breznev en el pasado. ¿Perderá fuelle esta operación a causa de un posible debilitamiento económico de Rusia, debido de modo heterogéneo a causas como los bajos precios del petróleo o el incremento brutal del gasto militar?

Si desde los despachos del Kremlin puede detenerse el AVE, se refuerza la tesis de que el riesgo geoestratégico para Occidente es Putin antes que Corea del Norte. Un flanco abierto es el de la ciber-seguridad y otro es la distancia que la Casa Blanca de Trump ha ido marcando con el sistema que fue garantizando a la OTAN como eje de seguridad transatlántica en paralelo con las dinámicas de integración europea. Con China reforzando su potencial, la Unión Europea de cada vez está más sola. ¿Es eso una oportunidad de futuro o un desastre? En todo caso, una Ucrania proeuropea y plenamente democrática es un empeño en el que Bruselas no debiera escatimar presión económica y diplomacia resolutiva para marcar territorio frente al Putin expansionista. Como pretendió la Unión Soviética, Putin se propone “finlandizar” la UE, es decir neutralizarla y reducirla a una acción bajo control remoto. Entre otras cosas, así es como Putin contribuye a obstruir el AVE.

Más de este autor

El pozo de Diana Quer

El asesinato a modo de juego experimental o como acceso a la fama supera no pocas formas tradicionales del crimen, con la truculencia pavorosa que añade la desintegración social y moral que denotan los culpables. En otros casos, como en el asesinato de Diana Quer, todo puede ocurrir en cualquier otro lugar de cuyo nombre habrá que acordarse. Su asesino confeso, un sujeto como El Chicle, representa un vértigo de cambios sociales ajenos a la ley y que justificarían sobradamente el principio de tolerancia cero.

Opinión

Todavía globales

Quien sabe en qué estará pensando Chomsky ni qué queda de aquel Porto Alegre brasileño que iba a ser la nueva Roma de la antiglobalización. Lo que sabemos es que la aceleración del tiempo define nuestra época. La mentira como verdad existe desde siempre –con el paradigma de los ‘Protocolos de Sión’- pero la post-verdad es eso y algo más: su transmisión hiper-acelerada en el tiempo.

Opinión

Más en El Subjetivo

Jordi Amat

El manuscrito maldito de Josep Pla

«Pla, al describir la verborrea estéril de los políticos republicanos y las fatales consecuencias de su incapacidad, no disimuló su nítido adhesión al relato de la victoria franquista»

Opinión

José María Albert de Paco

Ho visto Maradona

«A Minguella le habría hecho falta un aval más fiable que sus propios ojos. Habría requerido un resto de esa prosa inflamada que a estas horas se derrama en los periódicos para persuadir a la directiva de Agustí Montal»

Opinión