Paula Martin

Qué bello es vivir

Después de miles de kilómetros; de muchísimas lágrimas; de haber sacado fuerza de las mismísimas entrañas, aunque solo fuera por sus hijos, podía “celebrar” pisar una tierra que no escondía la muerte en cada rincón.

Opinión

Qué bello es vivir

Después de miles de kilómetros; de muchísimas lágrimas; de haber sacado fuerza de las mismísimas entrañas, aunque solo fuera por sus hijos, podía “celebrar” pisar una tierra que no escondía la muerte en cada rincón.

La semana pasada hablaba de la foto del bebé sirio ahogado. Hoy vuelvo a hablar de sirios, de la familia de Laith Majid concretamente, pero en un contexto, afortunadamente, muy distinto. Su llegada a la isla griega de Kos fue retratada fotográficamente y dio la vuelta al mundo. Después de miles de kilómetros; de muchísimas lágrimas; de haber sacado fuerza de las mismísimas entrañas, aunque solo fuera por sus hijos, podía “celebrar” pisar una tierra que no escondía la muerte en cada rincón.

Su cara, reveladora de una gran emoción, se entremezclaba con la nostalgia de haber tenido que abandonar de forma obligada la que era, y siempre será, su patria. Asimismo, aparecía abrazado a sus hijos pequeños. Los hijos: ese gran motivo por el que todo padre lucha hasta el último suspiro…

Ahora esta familia siria está en Alemania, concretamente en Berlín. Sanos y salvos. Recordando qué es vivir en paz. Soñando con que la sonrisa no vuelva a borrarse de sus rostros. Rezando para que sus compatriotas consigan lo mismo que ellos. Agradeciendo a todo aquel que le ayudó. Aprendiendo a vivir de nuevo. Y es que, señores, la vida lo es todo… Y nadie puede arrebatárnosla. O al menos nadie debería tener la potestad de hacerlo.

“Nunca existió una buena guerra ni una mala paz”. Benjamin Franklin.

Más de este autor

¿El fin justifica los medios?

La barbarie yihadista ha llegado a Europa. Repito: a Europa, que ya existía antes. Está también en Siria, en muchos países de África, etc, pero nos acordamos ahora de lo poco buenos que son los que forman el ISIS. Ahora… que están aquí.

Opinión

Bienvenidos

Por los que ya no están, como Aylan y sus hermanos. Por los que tienen que aguantar ausencias, como el padre de Aylan. Por los que lucháis por una vida digna y en paz. Por lo que habéis tenido que sufrir, llorar, ver y padecer en silencio. Por lo mal que os han tratado en otros sitios en los que habéis estado ‘de paso’. Porque sois personas, como los que poblamos el resto de Europa

Opinión

Más en El Subjetivo

Juan Claudio de Ramón

Volver de Italia

«Los italianos adoran España porque creen que es un país que funciona; yo adoro Italia porque, sean cuales sean sus vicios, la propensión al fanatismo no es uno de ellos»

Opinión