Marta Parreño Gala

Que el fin del mundo nos pille bailando

Newton dejó escrito que el fin de nuestra especie tiene fecha, concretamente el 2060, año que ya no nos queda tan lejos como cuando él hizo esta predicción. Y teniendo en cuenta que es el transformador de la física, las matemáticas y la astronomía el que hizo semejante vaticinio, algo de repercusión están teniendo sus palabras. De todas formas, como supervivientes de varios apocalipsis que somos (el del cambio de milenio, el que vaticinaban los mayas para el 2012 y algún otro…), permitámonos creer que igual seguimos viviendo -y muriendo- después de esa fecha. Aunque me atrevería a decir que hay algunos datos que apoyan la tesis la de Newton y que demuestran que es posible que el fin del mundo ande cerca, como por ejemplo el hecho de que el PP siga ganando elecciones en este país (no sé cómo de miserable hay que llegar a ser para que dejen de votarle a uno).

Opinión

Que el fin del mundo nos pille bailando
Marta Parreño Gala

Marta Parreño Gala

Periodista y cineasta. Escribo, filmo y creo. He rodado 7 cortometrajes y trabajado en El Periódico de Catalunya, Ling Magazine, COM Radio y La Vanguardia. Ahora en Adams Editorial.

Newton dejó escrito que el fin de nuestra especie tiene fecha, concretamente el 2060, año que ya no nos queda tan lejos como cuando él hizo esta predicción. Y teniendo en cuenta que es el transformador de la física, las matemáticas y la astronomía el que hizo semejante vaticinio, algo de repercusión están teniendo sus palabras. De todas formas, como supervivientes de varios apocalipsis que somos (el del cambio de milenio, el que vaticinaban los mayas para el 2012 y algún otro…), permitámonos creer que igual seguimos viviendo -y muriendo- después de esa fecha. Aunque me atrevería a decir que hay algunos datos que apoyan la tesis la de Newton y que demuestran que es posible que el fin del mundo ande cerca, como por ejemplo el hecho de que el PP siga ganando elecciones en este país (no sé cómo de miserable hay que llegar a ser para que dejen de votarle a uno).

Pero vayamos a temas amables. ¿Por qué nos fascinan las predicciones del apocalipsis? ¿Por qué nos dan tanto morbo las desgracias? ¿Qué tendrá la destrucción que nos llama tanto la atención? Un belleza irracional y sublime dicen algunos, que nos produce admiración y dolor a partes iguales. Es decir, que nos va la marcha, dicho llanamente. Porque la muerte, que asumimos de forma ambivalente -ahora sí ahora no- como una cosa inesperada pero misteriosamente familiar, tiene mucho que ver con todo esto.

Vivimos rodeados de simulacros, de muertes televisadas y cementerios visualizados en medios de comunicación, y todas esas muertes las vivimos, sean ciertas o no, como ficciones o apariciones fantasmales que nunca han sucedido. Entonces ¿qué nos obsesiona del apocalipsis? La absoluta y total muerte de todo, el gran espectáculo del fin del mundo, que por suerte aún está por llegar. Entretanto bailemos, que ya lo canta un gran sabio. Hagámosle caso y a ver si con suerte el fin del mundo nos pilla bailando.

Contexto

    Más de este autor

    La pureza y las mujeres

    16 becas pero solo para jóvenes vírgenes. Así abre la noticia. Es el requisito que ha impuesto la alcaldesa de una localidad de Sudáfrica para otorgar becas escolares: la virginidad. Y yo me pregunto muchas cosas, entre ellas la siguiente: ¿Las toquetearán y les harán pruebas para comprobar que además de impuras no son mentirosas? La noticia no menciona edades, pero sí géneros, y una vez más es el nuestro, chicas, el que se lleva la palma. Así que ahí va otra pregunta: ¿Por qué se presupondrá que la pureza es solo cosa nuestra? A colación de la cuál me nace la siguiente: ¿Qué tendrá que ver la pureza con el sexo? ¿Y por qué sigue siendo el sexo tan problemático en más de medio mundo, por no decir en el mundo entero?

    Opinión

    Oda a las cosas

    Le robo el título a Neruda porque el periódico que sostiene este hombre no es solo un periódico. Y él ya evocó algo parecido en su “Oda a las cosas”. Este periódico no es un periódico porque es un clavo al que agarrarse en mitad del precipicio, una luz tenue pero testaruda que llega hasta el fondo de un pozo muy hondo. Siempre me ha fascinado la manera que tenemos de restablecer la normalidad en medio de la destrucción; cómo pequeños detalles le sirven a uno para ascender a la superficie y respirar cuando parece que todo se acaba.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jordi Bernal

    El mal menor, dicen

    «Sorprende que los representantes de Vox, que se llenan la boca con la nación y su fanfarria, se tomen tan a la ligera la Cámara de la representación de la soberanía nacional»

    Opinión