Javier Rodríguez Godoy

Que le den

Que le den al padre de Aylan el dinero sacado por la audiencia de periódicos, televisiones, revistas. Que le den una recompensa por los réditos políticos de los retweets.

Opinión

Que le den

Que le den al padre de Aylan el dinero sacado por la audiencia de periódicos, televisiones, revistas. Que le den una recompensa por los réditos políticos de los retweets.

Que le den al padre de Aylan el dinero sacado por la audiencia de periódicos, televisiones, revistas. Que le den una recompensa por los réditos políticos de los retweets.

Que le den algo, aunque sea un abrazo, por cruzar con su familia al continente que inventó la democracia y que también le rechazó con más violencia que la que escupió a su hijo del mar hasta anclarlo, de cualquiera manera, con la muñeca en un ángulo imposible, en la orilla.

Alguien se ha olvidado de terminar la frase en este asunto: «Que le den qué». Alguien, quizá nosotros, se ha olvidado de poner un punto y final porque en dos semanas le hemos lanzado un grito desde el olvido: «Que te den».

A alguien le han arrancado de esa frase, «que le den», la sintaxis familiar. No hay nombres propios, ni siquiera comunes, «niños», por ejemplo, porque Aylan podría ser todos, sino que sólo hay un pronombre, una sustitución.

Es, por decirlo así, un padre suprimido del lenguaje con un niño elidido, supuesto. Interpretado. No hay coherencia entre los miembros de la frase como tampoco entre los miembros de Europa. Faltan palabras en «que le den» y las pocas que hay son inconexas. Solo hay un padre desmembrado sin nombre propio en nuestro mensaje. Más que un padre, es una intuición de lo que debe ser el infierno.

Es todo cuanto apreciamos en la frase europea para los refugiados: «que les den».

Más de este autor

El quiosquero

Lo curioso, dice un quiosquero, es la incapacidad de una imagen para valer tanto como 300 palabras, a pesar del refrán. Las historias que se graban a fuego en el cerebro como marcan las reses, desprendiendo humo y grito, esas historias nos las contaron o las leímos.

Opinión

Lo de Elvis

Imagina que tu amiga se va a Zamora, en lugar de a Las Vegas, con un cura disfrazado de Mortadelo y un Filemón ofreciéndoles, saltando de alegría y salpicando el altar, vino de sangre de toro.

Opinión

Más en El Subjetivo

Aloma Rodríguez

El sí de las niñas

«Lo que deja entrever el texto del proyecto de ley es una concepción absolutamente puritana del sexo, una idea alejada de lo que debería ser la visión de las relaciones sexuales en el siglo XXI»

Opinión

Carlos Mayoral

Opiniólogos

«La democratización de la opinión que han traído consigo las redes sociales implica que todo personaje, sea público o no, sea futbolista o ingeniero, prometida o cuñado, vaya ligado al juicio que exhiba»

Opinión