Carme Chaparro

¿Qué le veis a la Torre Eiffel? ¿Qué?

En realidad, es el imaginario colectivo el que ha convertido un montoncito de hierros en un pastelito rosa para enamorados. Es la presión del grupo la que nos ha convencido de que ese mamotreto es el lugar más romántico del mundo.

Opinión

¿Qué le veis a la Torre Eiffel? ¿Qué?

En realidad, es el imaginario colectivo el que ha convertido un montoncito de hierros en un pastelito rosa para enamorados. Es la presión del grupo la que nos ha convencido de que ese mamotreto es el lugar más romántico del mundo.

Yo, de verdad, ya lo siento, pero a mí, parecerme, lo que me parece, es algo fea. Hombre, no fea fea en plan cayo malayo pero tampoco como para meterla en el grupo de las guapas. No le veo el punto, qué quieren que les diga (aunque tampoco les vi el punto a las magdalenas indigestas e indigeribles esas que llamabais cupcakes y mirad cómo se comieron el mercado).

En realidad, es el imaginario colectivo el que ha convertido un montoncito de hierros (muy bien ensamblados, eso sí) en un pastelito rosa para enamorados. Es la presión del grupo -¿la Torre Eiffel, que no te gusta la Torre Eiffel?- la que nos ha convencido de que ese mamotreto –como lo llamaron los parisinos mientras asistían ojipláticos a su construcción- es el lugar más romántico del mundo, hasta tal punto que es el monumento más visitado del planeta, con siete millones de devotos anuales a sus pies. Venga, confiesen, así, en frío. Razonen. Párense a pensar. ¿Qué tiene la Torre Eiffel? ¿La ven bonita? Pero… ¿bonita bonita en plan Taj Mahal, o Petra, o Notre Damme, o la Capilla Sixtina o Santa Maria del Mar? ¿O bonita en plan es tan románticaaaaa-te-quiero-mi-amor?

De verdad, ¿qué le ven? ¿Qué le ven como para hacerlo el lugar más visitado de la Tierra?

Contexto

    Más de este autor

    Gracias por ver el vídeo

    Lo siento pero no. Yo no he visto ni quiero ver el vídeo en el que queman vivo al piloto jordano Muaz al Kasabeh. Pero desde aquí quiero dar las gracias a quienes lo han visto.

    Opinión

    Una multa más que justificada

    Lo ocurrido a este niño lo veo como una lección: enseñarle a un niño que tiene que cumplir la palabra que ha dado. Enseñarle que tiene que ser educado y responsable.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Gregorio Luri

    Acting white

    «Ni el libro, ni el conocimiento, ni la evaluación son residuos del etnocentrismo blanco. Tampoco el multiculturalismo por sí mismo favorece la convivencia»

    Opinión

    Juan Mas

    Código fuente

    «El presidente de la dignidad seguirá interponiendo muros de plasma, niveles de mando y filtros entre su persona y la rendición de cuentas»

    Opinión