Francisco Pou

¿Qué ocurre bajo la tierra?

Bajo tierra, y bajo los cálculos de Einstein se construyó en el desierto americano la bomba atómica que arrasó Japón por sorpresa. ¿Qué sorpresas se trabajan ahora 'bajo tierra' mientras vemos saltar las vallas sobre ella?

Opinión

¿Qué ocurre bajo la tierra?

Bajo tierra, y bajo los cálculos de Einstein se construyó en el desierto americano la bomba atómica que arrasó Japón por sorpresa. ¿Qué sorpresas se trabajan ahora ‘bajo tierra’ mientras vemos saltar las vallas sobre ella?

La grandeza del periodismo de este medio es que prima la estética en la actualidad. La estética precede siempre a la ética y nos da razones para decidir y comprender. Por ejemplo Lampedusa. O Melilla. Algo por encima de la ética, algo profundamente o idealmente bello tiene que mover a esas personas que arriesgan todo ante la posibilidad de llegar a nuestra maltratada, criticada, arruinada, injusta Europa. Quizá nuestra huella de conciencia judeocristiana tenga algo no tan ruin e injusto como para que haga saltar vallas al hombre ‘bueno’, el que llega sin más prejuicio que la visión certera sobre la verdad y la mentira que da el pan frente al hambre, la libertad frente a la cadena. Esos hombres sin papeles tienen más identidad que muchos europeos rellenos de tarjetas de crédito.

El mismo día, otra foto certera: el gas de Rusia amenaza al granero de Ucrania. Bajo la tierra de Europa se mueven a presión el gas y las fuerzas que moverán multitudes. Bajo tierra. Muchas de las cosas que preceden a la actualidad se mueven ‘bajo tierra’. Bajo tierra, y bajo los cálculos de Einstein  se construyó en el desierto americano la bomba atómica que arrasó Japón por sorpresa.
¿Qué sorpresas se trabajan ahora ‘bajo tierra’ mientras vemos saltar las vallas sobre ella?

Pequeños ‘incidentes’ diplomáticos desde hace meses nos indican que algo se cuece entre Estados Unidos y Rusia en el teatro europeo. Sujois rusos que interceptan un RC 135 americano en el mar de Ojotsk.

Algunos meses antes, el 12 de abril, un caza-bombardero ruso Su-24 efectuó varias pasadas a baja altitud sobre el destructor estadounidense USS Cook mientras éste se encontraba en aguas internacionales en el Mar Negro.

El Pentágono calificó la acción de “provocadora y no profesional.” La verdad es que fue algo más que provocadora. Fue la demostración rusa de superioridad electrónica, dejando inservibles los radares y las comunicaciones americanas durante el tiempo que duró la ‘actuación’, unos 30 minutos en los que la aviación y la defensa naval americana estuvieron totalmente bloqueados. Es el sistema Guimalai, Himalaya. Un sistema para la guerra electrónica con el que vienen equipados los nuevos caza bombarderos T-50 (PAK-FA) y contra los cuales los sistemas convencionales europeos no tienen respuesta. Igual que toda la tecnología de seguridad y defensa nada puede contra los miles y miles de seres humanos que llegan a Lampedusa o saltan la valla en Melilla.

Seguimos viendo las mismas fotos. Juzgamos la estética para llegar a un juicio ético. Pero ¿qué ocurre, como el gas de Rusia,  bajo tierra?

Más de este autor

Escribir para siempre

Es que en un concierto puede sonar explícito una máquina de escribir, la carga de una caballería, un cañón, o un barbero de Sevilla. Pero no un ordenador. Los ordenadores no han traído aún mejores escritores.

Opinión

Niños muertos por guerras y etiquetas

Los niños antes se ‘reconocían’ y eran reconocidos por su entorno, su ascendencia evidente, incluso el oficio familiar. Ahora se reconocen y registran, se registran para siempre en forma de dígitos, incluso asignando una ‘firma digital’ .

Opinión

Más en El Subjetivo

Carlos Mayoral

El mito de la muerte en Unamuno

«Esto demostraría que para acallar al hombre no podían hacer otra cosa que lo que mejor sabían hacer: asesinar. Lo que ya no era tan fácil de saber es que, después de la voz, venía el mito»

Opinión

Víctor de la Serna

El mal menor es el bien mayor

«Biden es un señor mayor, ex vicepresidente, sin enormes talentos políticos ni planes novedosos, pero a estas alturas el mal menor, si se trata de una persona digna, se convierte en el bien mayor»

Opinión