Jorge Martin Frias

Que Viva España

Lo español sigue de moda, pese a quien pese, dentro – en todas y cada una de las comunidades autónomas, bien a través de las tradiciones vascas y catalanas bien a través de las castellanas y andaluzas, del Reino de España – y fuera de España.

Opinión

Que Viva España

Lo español sigue de moda, pese a quien pese, dentro – en todas y cada una de las comunidades autónomas, bien a través de las tradiciones vascas y catalanas bien a través de las castellanas y andaluzas, del Reino de España – y fuera de España.

Al contemplar la foto que acompaña, y de la que surgen, estas líneas e interrogarme sobre qué se puede decir o escribir al respecto, el sentimiento – que siempre antecede a la razón – dicta un “Que viva España”. Pero si a este lo sometemos a la razón observaremos, no sin cierta alegría y entusiasmo – no compartida por los nacionalistas y sus socios, amigos de lo anti-español y anti-europeos – que el sentimiento responde a motivos razonados y racionales.

Lejos de ser un This is Spain al estilo del This is Sparta que pone Frank Miller – Zack Snyder o algún lúcido guionista entregado a la épica – en boca de Leónidas y sus trescientos hombres, el “Que viva España” no es ni más ni menos que un reconocimiento a la unidad, la pluralidad y la libertad que simboliza lo español. ¿Qué celebra la feria de Málaga? Celebra la incorporación de Málaga a la Corona de Castilla a través de unas fiestas populares (del pueblo). Ni más ni menos. La feria aplaude la unidad, la pluralidad – ¿o me van a decir que los toros, el flamenco y la copla son uno y lo mismo, o que al que le gustan los toros, le gusta lo segundo y lo tercero? – y, cómo no, la libertad innata que requiere toda sociedad que aspire a ser abierta, plural y tolerante.

De ahí que a los amigos de lo anti-español y a los nacionalistas se los lleven los demonios. Pues a qué puede responder si no el griterío de tildar de asesinos a quienes les gustan los toros, cuando no de desearles la muerte, si no es a la rabia o frustración ante la fuerza cultural – ¿hegemónica? – de lo español. Lo español sigue de moda, pese a quien pese, dentro – en todas y cada una de las comunidades autónomas, bien a través de las tradiciones vascas y catalanas bien a través de las castellanas y andaluzas, del Reino de España – y fuera de España.

Más de este autor

La Monarquía consolidada

Las dudas acerca de si el apego de los españoles por la Monarquía respondía más al juancarlismo – entendido como una corriente sociológica en la que primaba la personalidad del Rey don Juan Carlos sobre la institución – que a la propia Corona y sus representantes se ha diluido con el paso del tiempo.

Opinión

Según se mire

La semana pasada veía en una de esas tertulias que nos ilustran desde la superioridad que otorga su imparcialidad, cómo la «moderadora» de la mesa preguntaba al candidato a la Generalidad de Cataluña del Partido Popular si él «mandaría [como ha hecho el presidente de Hungría] el ejército a las concertinas para intentar detener la llegada de refugiados [sirios que huyen del ISIS]».

Opinión

Más en El Subjetivo

Laura Fàbregas

¡Oh, Europa!

«’Parliament’ desnuda a españoles, italianos, ingleses o alemanes. Como en toda comedia, amplifica sus defectos de forma extrema. También los de la política europea.»

Opinión

Victoria Carvajal

De Wall Street al ‘Main Street’

«Para poder dar un verdadero vuelco al deterioro social y económico, Yellen necesita desbloquear cuanto antes el paquete de estímulo para reactivar la economía por valor de 900.000 millones de dólares, pero cuya aprobación que aún divide al Congreso»

Opinión

Jorge San Miguel

Mi vecino de abajo

«El rock progresivo es una cosa de tíos. De chicos blancos de la pequeña clase media suburbana de mediados del S. XX. Un mundo que se va, que se ha ido»

Opinión