Gabriel González-Andrio

Reflexiones sobre Charlie

La respuesta a los hechos ha sido masiva y contundente. Nada ni nadie puede justificar el asesinato de otro ser humano. Tampoco unas caricaturas satíricas (por muy mordaz que sea la crítica).

Opinión

Reflexiones sobre Charlie

La respuesta a los hechos ha sido masiva y contundente. Nada ni nadie puede justificar el asesinato de otro ser humano. Tampoco unas caricaturas satíricas (por muy mordaz que sea la crítica).

No es fácil escribir cuando aún tenemos en la retina las espeluznantes imágenes de los atentados de París. La masacre en la redacción de Charlie Hebdo (DEP) ha marcado un antes y un después. Estamos ante lo que fue el 11-S estadounidense o el 11-M español. 

La respuesta a los hechos ha sido masiva y contundente. Nada ni nadie puede justificar el asesinato de otro ser humano. Tampoco unas caricaturas satíricas (por muy mordaz que sea la crítica).

Creo que todos hemos estado pegados a la tele o al smartphone para seguir la noticia. No hemos podido digerir lo que más bien podría ser el storyboard de un cómic de acción. Pero no, esta vez era real. Dos yihadistas encapuchados interrumpían por sorpresa la reunión de redacción para acribillar a balazos a media pantilla.

El atentado nos ha roto el corazón a todos, con más dolor si cabe a los que nos dedicamos a esto. Sabemos que todo tiene un precio, también la libertad de expresión. Creo que nadie en su sano juicio podría justificar lo injustificable. Sin embargo, ya he escuchado a más de uno esta perversa frase: “han provocado, estaban avisados, luego sabían las posibles consecuencias”. 

Esta argumentación podría abrir la lata de otro debate: “¿existe una barrera ética intraspasable?”. Me refiero a la existencia de códigos deontológicos cuyo objetivo es establecer los deberes y obligaciones morales y éticas que tienen que asumir quienes ejercen una determinada profesión. Ahí lo dejo.

Para mí es evidente que bajo la bandera de la libertad de expresión no vale todo. Entiendo que en el caso que nos ocupa estamos en un terreno pantanoso, ya que la sátira (como género periodístico) tiene un registro distinto.

La sociedad occidental tiene ahora que estar a la altura para no caer en la “islamofobia”. Y los musulmanes de bien tienen también un gran reto para imponerse a los violentos.

Contexto

    Más de este autor

    Descansen en paz

    Algunos ya no respetan ni el “descanse en paz, amén”. Debo reconocer que en algunos velatorios a los que he asistido no hubiera sido extraño ver una escena como la foto que ilustra la noticia. No digo yo que velar a un cadáver se deba convertir en un paño de lágrimas, pero otra cosa es convertir aquello en una especie de mercadillo donde todos hablan a grito pelado.

    Opinión

    El padre del novio

    Al parecer la idea nació del padre del impronunciable Üzümcüoglu, quien dijo al diario Serhat Kilis que espera que “si Dios quiere, esto llevará a otros a compartir sus fiestas de bodas con sus hermanos sirios”. Esto es un corazón gigante y lo demás son sueños quiméricos.

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Jaime G. Mora

    Las transiciones del rey

    «¿Será Juan Carlos el rey que lideró la transición de una dictadura a una democracia, el que la aseguró el 23-F, y al mismo tiempo el rey que facilitó la transición de una monarquía parlamentaria a una república?»

    Opinión

    Daniel Capó

    Hijos de la ira

    «Las estatuas nos juzgan con sus ojos. Nos miran y nos observan sin decir nada, calladas como una sombra que pesa sobre nuestras conciencias»

    Opinión