Raquel Sastre

Refugiados de la locura

En el primer mundo tenemos tanto que, para muchos, lo más mínimo es motivo de una depresión: que One Direction se separe, que no entres en una talla 38, que te estés quedando calvo... Nos entristecemos por cosas que deberían ser una alegría desde la verdadera perspectiva: tus oídos dejarán de sufrir, no se te marcan los huesos, no te pueden tirar del pelo en un cunnilingus...

Opinión

Refugiados de la locura

En el primer mundo tenemos tanto que, para muchos, lo más mínimo es motivo de una depresión: que One Direction se separe, que no entres en una talla 38, que te estés quedando calvo… Nos entristecemos por cosas que deberían ser una alegría desde la verdadera perspectiva: tus oídos dejarán de sufrir, no se te marcan los huesos, no te pueden tirar del pelo en un cunnilingus…

Al ver las fotos de los refugiados, más de uno nos hemos preguntado qué pasaría si fuésemos nosotros los protagonistas de la instantánea pero, lo cierto y verdad, es que en España tenemos imágenes similares. Si hacemos un recorrido rápido, recordamos esta misma escena el primer día de rebajas en la puerta de El Corte Inglés, o antes de un partido en el Camp Nou o durante una semana completa en los alrededores de un concierto de Pablo Alborán. Y, lo peor de todo, es que si no conseguimos la ganga esperada, el triunfo de nuestro equipo o que Pablo Alborán nos dedique una sonrisa y se enamore de alguna de las fans, ¡pobres ilusas!, vemos las mismas caras de tristeza, decepción y desesperación que se aprecia en las fotos de los refugiados.

En el primer mundo tenemos tanto que, para muchos, lo más mínimo es motivo de una depresión: que One Direction se separe, que no entres en una talla 38, que te estés quedando calvo… Nos entristecemos por cosas que deberían ser una alegría desde la verdadera perspectiva: tus oídos dejarán de sufrir, no se te marcan los huesos, no te pueden tirar del pelo en un cunnilingus…

La gente clama por una concienciación con el problema de los refugiados pero deberíamos tomar conciencia, también, de nosotros mismos: ayudar a otros a la vez que nos ayudamos a apreciar lo que tenemos y a no hundirnos a la mínima. A darnos cuenta de que la mayoría de nosotros no ha vivido la desesperación que se plasma en esas imágenes. Ojalá una simbiosis entre refugiados y ciudadanos europeos que nos lleve a todos a una vida mejor, a un mayor bienestar mental y, sobre todo, a la eliminación de colas de una semana para ver a Pablo Alborán. Habrá merecido la pena.

Más de este autor

Las dos caras de la tecnología

Siempre he pensado que la tecnología y las redes sociales facilitan las cosas a la gente, pero a los que tienen (tenemos) la mente perversa, más aún. Da igual que seas un ladrón, un bromista o un infiel, siempre puedes sacarle provecho.

Opinión

Envidia de Fatwa

Cada vez que escribo un texto de ficción humorística me encuentro siempre con lo mismo: con la envidia de fatwa. Da igual si en el texto hay chistes sobre cristianismo, veganismo, homeopatía o ser de Murcia; siempre hay un grupo de personas que responden, cual energúmenos, a la ficción como si lo escrito fuese un dogma.

Opinión

Más en El Subjetivo

Antonio García Maldonado

Los motivos de Biden

«Biden ha llegado a declarar muerto el mantra de la trickle-down economic imperante desde los 80 del siglo pasado, y se ha atrevido, en consecuencia, a proponer subidas de impuestos a los que más tienen para frenar una desigualdad que explica demasiadas cosas en la inestabilidad social y política de las democracias»

Opinión

Ferran Caballero

Libertaz

«La victoria de Ayuso es populista, dicen, y dicen bien en el sentido muy claro que es una victoria de los prejuicios del pueblo en contra de los intereses y los miedos y las presuntas responsabilidades de los dirigentes»

Opinión