Gonzalo Gragera

Refugios

¿Su nombre? Leila. Leila es una mujer como otras tantas mujeres. Una mujer común, amiga, cercana; una mujer de rostro y apariencia, visible, ajena a toda especulación, cercana a la costumbre. Leila es una mujer cuyos ojos son los ojos de nuestra rutina. Accesible compañía en días y estaciones. Aun así, con todo, Leila tiene su techo y su calendario en la frontera entre dos mundos. Diremos, quizá más exactos, entre la frontera, casi, de su propia vida: en un purgatorio hecho de huidas y de esperanzas, de humillaciones y de dignidades, de peregrinaciones y de terror. Leila ha visto el terror. Ha conocido el terror. Leila ha probado el terror en esa frase que ella pronuncia y que cuenta Alberto Sicilia en su blog y en sus redes sociales. “Si no fuese por ellos, me habría quedado a morir en Siria. Viajo porque quiero un futuro para ellos”. Así habló Leila. Se refiere a sus hijos.

Opinión

Refugios
Gonzalo Gragera

Gonzalo Gragera

1991. En la actualidad colabora en la cadena COPE –Sevilla-, en Zenda y en The Objective. Su último libro es La suma que nos resta (Premio de Poesía Joven RNE), editorial Pre-textos.

¿Su nombre? Leila. Leila es una mujer como otras tantas mujeres. Una mujer común, amiga, cercana; una mujer de rostro y apariencia, visible, ajena a toda especulación, cercana a la costumbre. Leila es una mujer cuyos ojos son los ojos de nuestra rutina. Accesible compañía en días y estaciones. Aun así, con todo, Leila tiene su techo y su calendario en la frontera entre dos mundos. Diremos, quizá más exactos, entre la frontera, casi, de su propia vida: en un purgatorio hecho de huidas y de esperanzas, de humillaciones y de dignidades, de peregrinaciones y de terror. Leila ha visto el terror. Ha conocido el terror. Leila ha probado el terror en esa frase que ella pronuncia y que cuenta Alberto Sicilia en su blog y en sus redes sociales. “Si no fuese por ellos, me habría quedado a morir en Siria. Viajo porque quiero un futuro para ellos”. Así habló Leila. Se refiere a sus hijos.

Leila está atrapada en la frontera entre Grecia y Macedonia. En esa vergüenza con nombres, con vidas, con personas; en esa vergüenza que es el fracaso de Europa. “Sobre un montón de escombros he edificado mis ruinas”, cantó T.S. Eliot. Y sobre esos escombros edificó Europa una ruina que era, hasta hoy creímos, honor y decencia. Europa nació del desastre, cosa que propició la revolución de la norma y la concreción del Estado de Derecho ante los espejismos de las identidades y las emociones, eje del totalitario. Usemos ese valor ideológico y jurídico-político de Europa del que venimos para dar respuesta. Para que Europa no quede en un esquema de mercados y de déficits, de subvenciones y de becas, de ficciones institucionales. Usemos ese valor para ser refugio de mujeres como Leila. Y de sus hijos.

Contexto

    Más de este autor

    No se puede consentir

    «Los escraches de aquellos años fueron maniobras de acoso que excedían límites democráticos, donde las responsabilidades políticas se piden en los parlamentos -se concretan en las urnas- y los fraudes y delitos se enjuician en los tribunales».

    Opinión

    Qué ha sido de Podemos

    «Jamás han creído en la democracia representativa, salvo cuando intuyeron que ellos podían ser los representantes»

    Opinión

    Más en El Subjetivo

    Aloma Rodríguez

    Vuelta al cole

    «La educación es uno de los asuntos sobre los que nunca estamos de acuerdo y, como sucede con otros temas importantes, se usa para agredir al adversario político»

    Opinión

    Jordi Bernal

    'The Wire' en Twitter

    «Me alegró que el bueno de Simon viniera a recordarnos cuatro verdades elementales que parecemos haber olvidado entre el revanchismo a tumba abierta de los unos y la reconversión fraudulenta de un pasado vergonzoso de los otros»

    Opinión

    Nuria Val

    Podemos y su ofensiva contra el Rey

    «Sánchez es el eterno malabarista que camina sobre la fina línea de su militancia y electorado, dividido entre seguir la estela ‘Felipista’ o apostar por la tradición republicana»

    Opinión