Eugenio Fouz

Reporteros de ojos grandes

La imagen de unos niños indios sentados en círculo con unos papeles en la mano habría pasado desapercibida para mí si no hubiese tropezado con la mirada intensa de los ojos de uno de los reporteros. Por otro lado, el hecho de titular la noticia de ese modo extraño, mediante el uso de la palabra extranjera “balaknama”, ayuda a atrapar la atención de cualquier lector. Así que sigo leyendo y me entero de que los papeles de la fotografía son hojas de un periódico de ocho páginas editado por ellos mismos.  

Opinión

Reporteros de ojos grandes
Eugenio Fouz

Eugenio Fouz

Netizen poet & blogger; profesor de Inglés. Soy twitter-adicto.

La imagen de unos niños indios sentados en círculo con unos papeles en la mano habría pasado desapercibida para mí si no hubiese tropezado con la mirada intensa de los ojos de uno de los reporteros. Por otro lado, el hecho de titular la noticia de ese modo extraño, mediante el uso de la palabra extranjera “balaknama”, ayuda a atrapar la atención de cualquier lector. Así que sigo leyendo y me entero de que los papeles de la fotografía son hojas de un periódico de ocho páginas editado por ellos mismos.  

Parece increíble que un periódico infantil cuente con más de sesenta reporteros de Delhi y otros lugares dispuestos a salir de la rutina diaria, sobrevivir en la calle y contar lo que pasa reflejándolo por escrito cada tres meses. El periódico les sirve para olvidar su vida en la miseria, sin escuela en la mayoría de los casos. También les sirve para no olvidar, y que sus lectores no olviden la verdad. Tendrán que denunciar las injusticias donde las haya, criticar o elogiar la sociedad a la que pertenecen. En este desahogo trimestral, los héroes de la pequeña Lilliput moverán conciencias dormidas, crearán opinión y, llegado el caso, salvarán vidas. El periódico es información y la información es poder.

Los reporteros de “Balaknama” prefieren la prensa escrita en papel a la prensa electrónica en una sociedad en la que todos parecen tener prisa y la gente lee menos cada día.

Están locos estos chavales por querer cambiar el mundo con la palabra, escribiendo líneas, disparando fotos, eligiendo viñetas, haciendo preguntas y buscando respuestas.

Me pareció hermoso ver cómo giraba la fotografía desde los ojos inmensos que me miraban desde las cinco y veinticinco y viajar en sentido contrario a las agujas del reloj…

Más de este autor

Dejen salir antes de entrar

Los últimos días de clase, justo antes de empezar las vacaciones de verano, lo normal era volver a casa soñando despierto. Uno escribía sus planes sin necesidad de bolígrafo sobre las páginas en blanco de los meses de julio y agosto. Estos dos meses eran los meses más largos del año. La mayoría de los chavales de mi edad sabía que vería a Tarzán en la pantalla, pasaría una temporada en la playa, se aburriría a ratos, jugaría a la Oca y al Parchís y lograría ser más o menos feliz.

Opinión

Letra cursiva

“Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. Puedo escribir como si fuera el poeta chileno y dejar caer una estrella fugaz a su lado. Puedo afirmar que sé lo que significa estar enamorado porque, por extraño que parezca, Neruda en este poema habla de amor y desamor (que en el fondo son una misma cosa). Podría, en fin, reproducir líneas enteras de firmas ajenas y hacer creer al lector no cultivado que la disposición maestra de las palabras era mía. Mi memoria me mima.

Opinión

Más en El Subjetivo

José Carlos Rodríguez

Unos ilusos fiscales

«Allí los guatemaltecos se preguntan cuánto me va a costar la generosidad de los políticos con mi dinero. Aquí, una mayoría de los incautos españoles nos preguntaríamos cuánto me va a tocar de ese gasto público»

Opinión

Carlos Mayoral

Cervantino Brines

«Sin duda la cara más luminosa de Brines es la que se ve reflejada en Cernuda, la que ansía una carne joven que ya no volverá»

Opinión